Un restaurante ofrece helado gratis si descubres su horrible olor

El olfato humano es menos potente que el de algunos animales, aunque permite detectar unos 10,000 olores
Un restaurante ofrece helado gratis si descubres su horrible olor
Yogurt and other dairy products are rich in calcium, the most important mineral for building strong bones.
Foto: Flickr / Kanko

Si tienes buen olfato estás de enhorabuena. Un Dairy Queen en Calgary, Canadá, seguro que puede requerir tus servicios y buena nariz.

Según el propietario de ese particular establecimiento, su tienda huele mal desde el día de su inauguración, en enero de 2015. Después de tres años inhalando un olor sumamente desagradable, está apelando al público por su ayuda. Promete un año helados gratuitos semanales. a cambio de resolver el misterio olor y su origen.

“Huele a gas natural, huele a propano, huevos podridos”, le dijo el dueño, Sujad Bandali, a CBC News sobre el olor. “Tan pronto como entras, los sientes todo de golpe y luego desaparece “.

Bandali afirma que después de su constante exposición todo el día a lo que sea que genere se olor, ahora incluso puede olerlo en su propia casa. Ha hecho todo para dar con su procedencia y eliminar la peste, pero nada ha funcionado por el momento.

Primero llamó a la compañía de gas natural, ATCO, en el día de apertura del restaurante. “Entramos en modo de pánico porque pensamos que había una fuga”, dijo. “Hicimos que los bomberos entraran y ATCO viniera unas horas antes de la apertura del local para amigos y familiares. Inspeccionaron todo y parecía estar bien “.

Desde entonces, ATCO ha verificado fugas de gas al menos otras dos veces. También se revisó el sistema de alcantarillado e hizo analizar el restaurante en busca de monóxido de carbono. A pesar de todo, todavía no han encontrado la fuente del mal olor.

Bandali afirma que, llegado a este punto, el olor es una molestia y una vergüenza. Algunas veces, los clientes ven el letrero en la puerta y deciden no entrar. Otras veces, abren la puerta, huelen y se van.

“Por favor, no te alarmes si hueles gas”, escribió en un letrero pegado a la puerta del restaurante. “Tenga la seguridad de que no hay fugas de gas. Desafortunadamente, nadie es capaz de determinar la fuente del olor. ¡Es un misterio! Si lo consigues, tendrá helado gratis todo el año.”

Ahora, solo le queda recurrir a su clientela. ¿Te atreves?