El Fondo de Conservación de Tierras y Aguas debe ser preservado para los angelinos

Foto: Twitter @savelwcfca

Los deportes organizados y las actividades al aire libre son fundamentales para el desarrollo infantil. No solo enseñan disciplina y respeto, sino que también agudizan las habilidades para resolver problemas y promueven la buena forma física. Estos rasgos se pueden dar por sentado en ciudades y comunidades donde los parques son comunes. Sin embargo, hemos tenido que luchar para mantener y desarrollar cada paquete de espacio abierto en el centro de Los Ángeles y sus alrededores.
 
Un programa federal establecido en la década de 1960 creó el Fondo de Conservación de Tierras y Aguas (LWCF) con el fin de aumentar el acceso recreativo y preservar algunos de los tesoros al aire libre más importantes de California. El financiamiento para el programa se deriva de arrendamientos de perforación y permite a las comunidades beneficiarse de la extracción de petróleo y gas a un costo cero para los contribuyentes. Tiene sentido que las compañías que toman de la tierra devuelvan al medio ambiente. Como resultado, LWCF ha proporcionado a California casi $ 2.5 mil millones en fondos para adquisición de tierras, agua limpia, senderos, parques y otros beneficios comunitarios.
 
Sin la acción del Congreso, LWCF expirará a fines de septiembre. Millones de dólares están en juego para nuestras comunidades locales en Los Ángeles y podrían perderse si el Congreso no actúa rápidamente para volver a autorizar el fondo.
 
LWCF ha sido particularmente impactante para los niños latinos en Los Ángeles. En 1994 fundé Anahuak Youth Soccer Association, que lleva el nombre de una palabra azteca que significa lugar rodeado de agua. El programa proporciona una alternativa a las calles para nuestros hijos, permitiéndoles concentrar su energía en actividades positivas y beneficiarse de una mejor salud física y mental.
 
A principios de la década de 1990, era una lucha constante encontrar campos y parques que permitieran a nuestros equipos jugar. Eventualmente, obtuvimos los permisos para llevar el fútbol a los campos de Glassell Park, y nuestra liga finalmente tuvo un lugar regular para jugar. Recientemente me enteré de que LWCF ha destinado fondos a varios parques en la región donde los angelinos se congregan regularmente para juegos de fútbol, incluidos: Elysian Park, Lincoln Park, Hollenbeck Park, Belvedere Park, Kenneth Hahn Regional Park, MacArthur Park y muchos otros. Y en Glassell Park, donde comenzamos nuestro trabajo en el campo, LWCF proporcionó fondos para la construcción de Glassell Park Pool para que los niños tengan un lugar donde nadar y refrescarse durante el calor del verano.
 
Los fondos de LWCF en nuestras comunidades no son solo inversiones en piscinas, pasto y áreas de juego; también representan inversiones en nuestra juventud y familias locales. Desafortunadamente, la lucha por los parques y espacios abiertos se vuelve más difícil cada año. Es por eso que debemos garantizar que los fondos para programas como LWCF no caduquen.
 
Por favor, únanse a mí para agradecer a nuestros funcionarios electos como el congresista Jimmy Gomez, el senador Feinstein y la senadora Harris por priorizar la reautorización LWCF e instar a nuestros otros funcionarios federales electos a poner el mismo valor en los programas que devuelven a nuestras comunidades locales.
 
Tendremos un evento en apoyo de LWCF el 11 de Septiembre en Plaza de la Raza para resaltar los beneficios del programa para familias y niños en Los Ángeles y en todo el estado. Por favor únete a nosotros. Detalles disponibles: https://twitter.com/savelwcfca
A native of Guadalajara, Mexico, Raul Macias founded Anahuak Youth Sports Association in 1997 to give children in communities close to the Los Angeles River in Northeast Los Angeles opportunities to succeed through soccer. Under Raul’s direction, thousands of boys and girls ages 5-17 participate in Anahuak’s recreation and environmental programs and promote positive change in their neighborhoods.