La increíble violencia en el ‘Clásico regio’ es noticia en el mundo

El partido decepcionó en la cancha, causó polémica extrafútbol y ya se esperan acciones legales en contra de los involucrados en hechos violentos y criminales

Un grupo de barristas de Tigres y Rayados mancharon de sangre el Clásico Regio 117.

Dos microbuses que se dirigían por la Avenida Aztlán de la ciudad de Monterrey (estado de Nuevo León) se toparon y en plena vialidad sus ocupantes escenificaron una batalla campal a golpes y pedradas.

En un momento del pleito, un automóvil intentó atropellar a los seguidores de los Tigres, quienes escaparon corriendo hacia al estacionamiento de la tienda Soriana, cerca del Penal del Topo Chico.

Los que se mantuvieron en plena avenida siguieron peleando, quedando un aficionado felino tendido en el pavimento, y entre varios seguidores de Rayados le arrojaron piedras a la cabeza, mientras estaba visiblemente inconsciente.

En videos que circulan en redes sociales, se aprecia al joven herido desnudo y con una puñalada en un costado derecho, en el área de las costillas.

Testigos del incidente observaron que el aficionado gravemente herido fue trasladado a la Clínica 35 del IMSS.

Reaccciones

Avergonzado por lo sucedido y guiado por el coraje que le causó la situación, el director técnico de los Tigres, Ricardo Ferretti, pidió un castigo ejemplar para quienes golpearon un aficionado felino que quedó gravemente herido.

Llegó a decir que el responsable debe terminar en un cementerio, aunque después corrigió y pidió la cárcel para el culpable.

“Siento vergüenza, mucha pena lo que está gente hace. La verdad espero que lo encuentren y que lo lleven a donde merece y no a la cárcel sino al cementerio”, dijo en conferencia de prensa.

“Quizá exagero, pero es el coraje que tengo. Esas personas deberían estar en la cárcel como lo que son, unos bandidos“.

Ferretti dijo estar triste por lo acontecido tras una riña que sostuvieron pseudo aficionados de ambos equipos sobre la Avenida Aztlán previo al partido.

“Es triste, porque somos hermanos y esto no se vale, es un partido de futbol, es una fiesta y esto no es motivo para esos actos de cobardía y vandalismo de parte de ninguno”, señaló.

“Es muy triste, puedo entender, entre comillas, de que son rivales de otro lado, pero adentro de nuestra casa es vergonzoso“.