¿Sabes cuál es el auto más costoso del mundo?

Realizaremos una descripción para que conozcas el auto más costoso hasta la fecha

Lo siguiente forma parte de lo que podemos llamar conocimiento general: un auto, sin importar el modelo que sea ni sus capacidades, nunca será una adquisición barata en el sentido de que sea una compra que represente para el comprador una inversión mínima.

El valor monetario de un auto, su precio, estará determinado por un enorme universo de factores que no podemos reducir con mucha facilidad, pero podemos señalar algunos: material, fabricante, modelo, tipo, accesorios, características, valor simbólico, etcétera.

Precio y calidad no son variables que aumenten proporcionalmente; el costo no determinará necesariamente la calidad de sus funciones, y más que registrados están los casos de autos muy baratos que, contrario a lo que pudiera pensarse, son realmente efectivos.

Una pregunta que despierta interés en la comunidad de los amantes de los automóviles es la siguiente: ¿cuál es el auto más costoso del mundo? Nos dedicaremos a resolver esta cuestión.

Rolls-Royce Sweptail, el auto más caro del mundo

Foto: Flickr

Si cabe una analogía entre autos y trajes hechos a la medida, podemos decir que el Rolls Royce Sweptail es el saco personalizado más caro del mundo. Estamos hablando del auto más caro en la actualidad.

La línea Sweptail nació en 2013 a modo de encargo de un cliente, un encargo más costoso de lo común. Para alimentar el morbo, el precio de dicho encargo jamás ha sido divulgado por ningún medio oficial.

Este Rolls-Royce está inspirado en los modelos clásicos de los años 20 y 30 y en los yates modernos. La carrocería se asemeja a un yate en cuanto a su pulcritud y la limpieza de las líneas; no hay juntas entre paneles de carrocería ni nada por el estilo.

¿Por qué es el auto más costoso?

Rolls-Royce 2.jpg
Foto: Unsplash

Bajo el capó, el Sweptail bebe del Phantom, que es equivalente a un motor V12 de 6.75 litros. Rolls Royce no ha dado muchos detalles respecto a la motorización del modelo, pero se espera que corra a unos 460 CV, nada mal para un paseo agradable.

El techo panorámico de cristal descubre un interior inundado por luz natural y en el que se combinan elementos clásicos y táctiles, titanio, ébano, cuero y acabado artesanales.

El dueño del vehículo, que es un ávido fanático de aviones y super yates, quería conducir sobre el asfalto un equivalente a un híbrido entre estos dos objetos. El resultado ha sido ciertamente sorprendente. Literalmente, parece un yate deportivo si se le observa desde atrás.