California debe pensar en grande para arreglar sus escuelas públicas

En noviembre, yo voy a votar por Marshall Tuck para nuestro nuevo superintendente estatal. Marshall tiene la experiencia, el liderazgo, y un récord comprobado.
California debe pensar en grande para arreglar sus escuelas públicas
Marshall Tuck
Foto: Wikimedia Commons

“Empiecen a pensar en grande”.  Eso es lo que le dije a Los Ángeles en mi primer día como alcalde. Eso es lo que California debe hacer ahora para arreglar su sistema de educación pública.

California educa a la octava parte de los niños de Estados Unidos que asisten a las escuelas públicas y sin embargo, nuestro estado tiene uno de los sistemas educativos con el desempeño más bajos del país. Es un sistema donde los estudiantes de color inmediatamente están en desventaja y el código postal de un niño determina si puede asistir a una buena escuela pública.  Pero no es imposible de arreglar, si nuestros líderes electos toman medidas inmediatas antes de que empeoren.

Es por eso que yo apoyo firmemente a Marshall Tuck para que sea el próximo superintendente estatal de California.  Cuando conocí a Marshall, él era el presidente de las escuelas Green Dot Public Schools, una organización que abrió nuevas escuelas autónomas charter en algunas de las áreas de mayor necesidad de Los Ángeles. Bajo el liderazgo de Marshall, Green Dot sirvió una población estudiantil que era mayoritariamente latina y enviaba a más estudiantes a la universidad que escuelas locales y se identificó como una de las mejores escuelas secundarias del país.

Por eso yo elegí a Marshall para dirigir el Partnership for Los Angeles School – una colaboración innovadora entre mi oficina de alcalde y el Districto Escolar Unificado de Los Ángeles.

La misión del Partnership era reparar las escuelas públicas de menor rendimiento en Los Ángeles. Estas escuelas sirven a las comunidades de mayor necesidad con una población de estudiantes que es predominantemente de alta pobreza y de aprendices de inglés. Bajo Marshall, el Partnership subió las tasas de graduación en más de 60% y tuvo el mayor mejoramiento entre los sistema escolares de California de más de 10,000 estudiantes. Hoy el Partnership es una de las organizaciones de transformación de escuelas públicas más grandes del distrito en todo Estados Unidos, administrando 18 escuelas del distrito escolar público. Sirve a aproximadamente 14,500 estudiantes en Boyle Heights, Sur de Los Ángeles y Watts.

Marshall se  compromete a brindar una excelente educación a todos los estudiantes y brinda su capacidad de liderazgo para realizar el trabajo. Durante más de seis años  trabajé con Marshall y vi como él siempre ponía a los niños primero y estaba dispuesto a asumir el sistema educativo existente que había descuidado a nuestros niños durante décadas. Marshall cree en todos los niños y trabajará incansablemente para ayudar a todos los niños para que reciban la educación que  merecen.

California necesita a Marshall más que nunca. La desigualdad en California y en todo nuestro país se perpetúa en nuestro sistema escolar y amenaza el corazón de nuestra sociedad. Esta inequidad debe cambiar.

Los californianos deben tener un superintendente estatal que luche para una mejor educación para todos los niños, sin importar su origen. Marshall ha dedicado su carrera a hacer precisamente eso en Los Ángeles y su récord demuestra que está listo para expandir su impacto en toda California.

En noviembre, yo voy a votar por Marshall Tuck para nuestro nuevo superintendente estatal. Marshall tiene la experiencia, el liderazgo, y un récord comprobado. Te invito a tomar la misma decisión que tomé y votar por Marshall Tuck para superintendente estatal. Él peleará por ti. Él luchará por todos nosotros y no dejará de luchar hasta que todos los niños de California tengan la oportunidad de tener una gran educación y un mejor futuro.