¿Listo para el cambio de hora? Aquí hay consejos para mantenerse saludable

El cambio de hora en otoño y en primavera puede influir en nuestra salud

Puedes compensar al aire libre por el cambio de hora en otoño.
Puedes compensar al aire libre por el cambio de hora en otoño.
Foto: Aurelia Ventura / Impremedia/La Opinión

Cuando se trata de hacer retroceder los relojes, la tecnología nos cubre: se ajustan automáticamente. Pero nuestros relojes internos no son tan fáciles de reprogramar. Estos consejos pueden ayudar a que tu reloj interno se “ponga en hora” mejor y más rápidamente.

“Es posible que piense que un cambio de una hora no es mucho”, dice a NPR Fred Turek, quien dirige el Centro para el sueño y la biología circadiana en la Universidad Northwestern. “Pero resulta que el reloj maestro en nuestro cerebro está muy conectado”, explica Turek.

El ritmo del cuerpo está sincronizado con el ciclo de luz / oscuridad de 24 horas”, dice Fred Turek.

La luz del día es una señal principal para restablecer el reloj del cuerpo cada día. Por lo tanto, si la luz del día llega una hora antes o después, como lo hará para muchos de nosotros este fin de semana, nos trastornará. “El reloj interno tiene que ponerse al día, y se necesitan uno o dos días para adaptarse a la nueva hora”, dice Turek.

Los científicos han documentado que el cambio al horario de verano en la primavera, cuando perdemos una hora de sueño, está relacionado con un mayor riesgo de ataques cardíacos y accidentes de tráfico. Como sabemos, nuestros cuerpos anhelan rutinas consistentes. En esta época del año, a medida que la cantidad de luz diurna continúa disminuyendo, es fácil cambiar de hábitos como retrasar la hora de ir a dormir.

Cómo prepararse para las noches más largas por venir

  • Ir a la cama una hora más o menos antes. Cuando los relojes retroceden, es preferible maximizar su exposición a la luz del día en las horas de la mañana, ya que oscurece muy temprano en la noche. Si está acostumbrado a irse a la cama a las 11:00 p.m., intente 10 p.m. en su lugar. Y, si utiliza la mañana para hacer ejercicio, mucho mejor, ya que la actividad física puede ayudar a evitar la depresión.
  • Abastecerse de alimentos que nutran. Nuestros estados de ánimo pueden cambiar hacia la tristeza y la depresión durante los meses fríos y oscuros, y también tendemos a comer más. Entonces, en lugar de un gran plato de pasta para la cena, piense en agregar proteínas saludables a su dieta. El pescado, los frutos secos y otras proteínas de origen vegetal son una buena alternativa si no desea agregar carne.
  • La cena temprano y ligera. La investigación sugiere que la sincronización de sus comidas puede ayudar a evitar el aumento de peso. Para evitarlo, es conveniente pasar al desayuno y al almuerzo las comidas más “pesadas” durante el invierno.
  • Únete a un club o actividad grupal. El invierno puede traer aislamiento social. Algunas personas tienden a hibernar, dicen los expertos. Y hay quienes desarrollan depresión estacional con las largas noches y el clima frío. Las luces brillantes o las cajas de luz pueden ayudar a las personas que tienen trastornos afectivos estacionales. Otro enfoque es tratar de mantenerse socialmente comprometido.
  • Si haces ejercicio al aire libre: Aprovecha las horas de más luz natural, preferiblemente en las mañanas.