Rihanna confronta y humilla al presidente Donald Trump

La cantante rechaza que su música se vea vinculada a los famosos mítines del actual presidente de los Estados Unidos
Rihanna confronta y humilla al presidente Donald Trump
Rihanna.
Foto: Grosby Group

Rihanna no le ha hecho ninguna gracia tener que enterarse por terceras personas de que el actual presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha estado amenizando sus últimos mítines con su célebre tema de 2007 ‘Please Don’t Stop The Music‘, y así se lo ha hecho saber a toda la comunidad virtual al tiempo que dejaba patente la animadversión que siente hacia el empresario reconvertido en político y, sobre todo, hacia sus medidas más divisivas y discriminatorias.

No lo hará por mucho más tiempo. Ni mi gente ni yo misma queremos vernos involucrados en esos mítines francamente trágicos. ¡Gracias por avisar, Philip!“, ha escrito la diva en su perfil de Twitter para poner de manifiesto que ella jamás autorizaría que sus canciones o su imagen fueran explotadas para beneficiar al presente ejecutivo.

https://twitter.com/rihanna/status/1059240423091245056

La artista se hizo eco de lo ocurrido gracias al mordaz mensaje que publicó ayer lunes el corresponsal del diario The Washington Post para asuntos relacionados con la Casa Blanca, Philip Rucker, el cual no dudó en comparar los encuentros entre Trump y sus más fieles seguidores con espectáculos deportivos caracterizados por el ánimo festivo, la presencia de música bailable e incluso el lanzamiento de camisetas.

Se ha dicho millones de veces, y lo diré una vez más. Los mítines de Trump no se parecen a nada que haya visto antes en política. Ahora mismo la gente está bailando ‘Don’t Stop The Music’, de Rihanna, a todo volumen en Chattanooga (Tennessee) mientras los ayudantes de Trump lanzan camisetas gratis al público, como si estuviéramos en un partido de béisbol. A todo el mundo parece encantarle“, escribió el periodista en su Twitter.

Desgraciadamente para aquellas estrellas de la música críticas con el ya de por sí controvertido mandatario, cualquiera de ellas puede ser susceptible de aparecer en el próximo evento propagandístico del magnate republicano por medio de sus canciones más representativas. Eso mismo le ocurrió a Steven Tyler, líder de Aerosmith, durante la campaña de 2016 e incluso después de que Trump alcanzara la presidencia y, de forma más reciente, a Pharrell Williams, quien no dudó en echar mano de sus abogados para forzarle a que dejara de utilizar su sencillo ‘Happy’ al final de tan dinámicos mítines.