Enojo y frustración deja la prohibición del asilo para los indocumentados

Coinciden en que están cerrando todas las puertas a los inmigrantes que vienen en busca de refugio al país, huyendo de la violencia
Enojo y frustración deja la prohibición del asilo para los indocumentados
Soldados ya en Texas para afrontar la llegada de inmigrantes.
Foto: EFE

A Verónica Aguilar, la madre que está con el alma en vilo porque su hijo de 15 años, viene en la caravana centroamericana, le tomó por sorpresa el anuncio del presidente Trump que cierra la opción del asilo político a quienes no entren por los puertos de entrada oficiales.

“No estoy de acuerdo. ¿Cómo quieren que la gente no se salte? si hay listados de espera para solicitar el asilo grandísimos. En los puertos de entrada solo aceptan entre 15 a 25 personas diario”, dice esta madre quien está en California en proceso de asilo. Ingresó este año por un puerto de entrada en Tijuana, después de escapar de la violencia de El Salvador, su país de origen.

“Es muy peligroso dejar por mucho tiempo a los solicitantes de asilo en Tijuana. Es una ciudad muy violenta. La caravana pasada sufrió muchos atentados de parte de la delincuencia. Además la gente están sin recursos, sin dinero”, dice.

Cerrar puertas

El abogado en migración, Alex Gálvez sostiene que con esta proclamación, el presidente quiere cerrarle las puertas a la caravana migrante que viene en camino a través de México hacia los Estados Unidos para pedir asilo, al huir de la delincuencia de sus países.

Quieren que todos entren por la garita cuando no cuenta con los oficiales ni la capacidad y recursos para procesar a todos los solicitantes“, enfatiza.

“Tengo un cliente de Venezuela que solicitó asilo en la puerta de entrada en Tijuana. Se lo negaron y le dijeron, regrésate porque hay 4,000 antes que tú. Lo que hizo este venezolano fue cruzarse por el cerro. Ahora ICE lo tiene detenido”, comenta el abogado.

Y lamenta que no exista un proceso para absorber a todos los solicitantes de asilo, y el gobierno de Trump no haga para ayudarlos.

“Mi recomendación es que a partir de diciembre, no traten de cruzar por el cerro, el río o escondidos en una cajuela porque la mano dura de Trump ha determinado que no les van a dar el asilo a las personas que vengan indocumentadas”, comenta.

Una completa violación

La Coalición por los Derechos de los Inmigrantes (CHIRLA) denunció que la declaración del presidente Trump viola las leyes de migración que han estado por mucho tiempo al forzar a los refugiados a solicitar asilo solo en los puertos de entrada.

“Por décadas, los Estados Unidos han abierto sus brazos a quienes buscan refugio de la persecución, violencia, o desastres naturales. El sentimiento público como nuestras leyes, reconocen que dar la bienvenida a los recién llegados no es solo lo correcto sino que tiene sentido económicamente y nos enriquece culturalmente”, dice Angélica Salas, directora de CHIRLA.

“Una vez más el presidente actúa como un tirano y emite proclamaciones que van en contra de los valores de compasión, dignidad y respeto de esta nación”, afirma.

Considera que en lugar de recibir con los brazos abiertos a los solicitantes de asilo, el presidente envía soldados armados a la frontera y les ordena instalar alambre de púas.

“En lugar de abrir una pequeña caja en su corazón para los más vulnerables, el presidente ha denigrado, difamado, criminalizado a los refugiados que huyen de condiciones horribles en Centroamérica; y en lugar de actuar como un estadounidense, está preparando una guerra en contra de mujeres, familias y los niños que viene para acá”, dice.