Cómo protegerte durante la temporada de la influenza

Cómo protegerte durante la temporada de la influenza

La temporada de influenza del invierno pasado, una de las más severas en años, causó casi  80,000 muertes y casi un millón de hospitalizaciones en los Estados Unidos, según las estimaciones de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC).

Eso hace que el número de muertes por influenza sea significativamente más alto que la estimación superior anterior de la agencia para una temporada de aproximadamente 56,000 muertes durante la temporada 2012-2013.  

Los nuevos datos publicados por los CDC sugieren que las bajas tasas de vacunación podrían haber sido un factor, aunque la agencia advierte que estas cifras son preliminares y podrían cambiar. Durante la temporada 2017 a 2018, los CDC estiman que solo el 37% de los adultos se vacunaron contra la influenza, una disminución de 6 puntos respecto a la temporada anterior. 

No hay forma de saber exactamente qué tan grave será la próxima temporada, pero debes vacunarte contra la influenza ahora si aún no lo has hecho, aunque existen indicios tempranos de que esta temporada puede ser menos grave.

La temporada de influenza en Australia, que pronto llegará a su fin, ha sido muy leve, especialmente en comparación con la de 2017. Y, Australia generalmente se ha utilizado como un indicador de cómo se comportará esta enfermedad en los Estados Unidos, explica Jeffrey Shaman, PhD, profesor asociado en el departamento de Ciencias de salud ambiental y director del Programa de salud y clima de la Universidad de Columbia.

Sin embargo, los científicos enfatizan que no hay garantía de que tendremos una temporada de influenza similar a la de Australia, porque la influenza es impredecible.

“Queremos que todos consideren que cada temporada de influenza será una mala temporada de influenza”, dijo el cirujano general de Estados Unidos, Jerome Adams, MD, MPH, en un evento con los medios en septiembre. La mejor manera de prepararse, dice, es una vacuna contra la influenza.

Esto es lo que necesitas saber sobre la temporada de influenza y lo que puedes hacer para protegerte.

¿Por qué la última temporada de influenza fue tan grave?

Son diferentes las cepas de la influenza que tienden a predominar en diferentes años de la temporada de influenza. Durante la temporada 2017 a 2018, el responsable principal del alto número de casos de influenza fue una cepa virulenta llamada H3N2.

La cepa se asocia con más casos de influenza, más hospitalizaciones y más muertes que otras cepas, según Dan Jernigan, MD, MPH, director de la división de influenza de los CDC.

Además, la efectividad de la vacuna contra la influenza fue de tan solo 25% en la prevención de infecciones por H3N2 el año pasado, pero de 36% en la prevención de la influenza en general.

Medidas inteligentes para prevenir la influenza

Según los expertos, para casi todas las personas mayores de 6 meses vacunarse contra la influenza es la forma más efectiva de protegerse y de proteger a quienes los rodean.

Si aún no te has vacunado contra la influenza, los CDC recomiendan que lo hagas pronto, idealmente antes de finales de octubre para que estés bien protegido cuando la temporada de influenza alcance su punto máximo, generalmente entre diciembre y febrero. Después de recibir la vacuna, se requieren aproximadamente dos semanas para que la inmunidad surta efecto.

Esto por supuesto incluye a las mujeres embarazadas, solo la mitad de las cuales recibieron vacunas contra la influenza durante la temporada 2017 a 2018, según información de los CDC. La influenza puede ser especialmente peligrosa para las mujeres embarazadas porque sus sistemas inmunológicos no funcionan de la misma manera, dice Laura Riley, MD, directora de obstetricia y ginecología y enfermedades infecciosas en el Hospital General de Massachusetts, quien habló en una conferencia de prensa en septiembre. “Las mujeres embarazadas que contraen la influenza suelen sentirse muy mal”, dice, y señala que la vacuna contra la influenza es segura para las madres embarazadas.

A pesar de que la vacuna de la temporada pasada no fue perfecta, es necesario que recibas tu vacuna cada año. “Cierta efectividad es mejor que ninguna efectividad”, dice Adams. E incluso si recibes la vacuna contra la influenza, pero contraes influenza más tarde, es menos probable que te enfermes gravemente o haya necesidad de hospitalizarte. La mayoría de los niños que mueren de influenza no están vacunados.

Además de vacunarte, nuestros médicos expertos te brindan estos 3 consejos para evitar los gérmenes en esta época del año.

1. Debido a que el aire seco ayuda al virus a vivir por más tiempo, considera utilizar un humidificador para mantener la humedad ambiental de 30% a 50%.

2. Evita tocarte la nariz y los ojos para reducir la posibilidad de transferir cualquier virus que puedas tener en las manos.

3. Lávate las manos con frecuencia. Utiliza jabón y agua, y frótate las manos por lo menos durante 20 segundos. Si no tienes a la mano agua y jabón, utiliza un desinfectante de manos que tenga por lo menos 60% de alcohol.

Lo qué debes hacer si te contagias de influenza

Descansa, mantente hidratado, y si tienes fiebre, dolor de cabeza y dolores musculares, opta por tomar acetaminofeno (Tylenol y genéricos), ibuprofeno (Advil y genéricos) o naproxeno (Aleve y genéricos).

Pídele a tu médico que te recete un medicamento antiviral de inmediato si tienes fiebre, tos y dolor de cuerpo y si tienes 65 años o más, si eres obeso o tienes un sistema inmunológico comprometido o un problema de salud crónico. Tu pediatra puede recomendar antivirales para los niños que tienen influenza severa o una condición de salud crónica como asma, diabetes o enfermedad del corazón o pulmonar.

Un medicamento antiviral puede reducir la duración de la influenza de 1 a 3 días, aliviar los síntomas y disminuir el riesgo de complicaciones, pero solo si empiezas a tomarlo en un plazo de 48 horas después de contagiarte.

Evita los supresores de la tos (la tos ocasionada por la influenza por lo general desaparece sola) y los antibióticos, los que no funcionan para las infecciones virales, pueden contribuir a hacer que las bacterias sean más resistentes contra los antibióticos.

Consulta a tu médico si tus síntomas de influenza empiezan a mejorar y luego la fiebre regresa y la tos empeora; o si tienes dificultad para respirar, dolor en el pecho o el abdomen, mareos, confusión o vómitos severos o persistentes. 

Para obtener más consejos para el tratamiento, consulta nuestra Guía para el tratamiento de síntomas de resfriado e influenza.

Consumer Reports no tiene ninguna relación financiera con los anunciantes en este sitio. Consumer Reports es una organización independiente sin fines de lucro que trabaja junto a los consumidores para crear un mundo justo, seguro y saludable. CR no apoya productos o servicios y no acepta publicidad. Copyright © 2018, Consumer Reports, Inc.