¿La cúrcuma realmente reduce la inflamación?

¿La cúrcuma realmente reduce la inflamación?

La cúrcuma, que se vende como especia y en forma de suplemento, se ha convertido en un súper ingrediente altamente promocionado. Pero a pesar de las promesas de que puede hacer todo, desde eliminar el dolor crónico hasta curar diversas enfermedades, un nuevo estudio, que se enfoca en la inflamación posquirúrgica, sugiere que el marketing se ha adelantado un poco a la ciencia.

Docenas de estudios en animales y pequeños ensayos en humanos han indicado que la curcumina (el compuesto médicamente activo en la cúrcuma) tiene algunas propiedades antiinflamatorias. Es por eso que se ha convertido en un remedio popular para enfermedades como la artritis, la colitis y el síndrome del intestino irritable (Irritable Bowel Syndrome, IBS).

Pero el primer ensayo a gran escala en humanos, publicado en la revista Canadian Medical Association Journal (CMAJ), no ha encontrado evidencia de que la curcumina, tomada en este estudio en forma de cápsulas de suplementos, reduzca la inflamación en los seres humanos.

“Es decepcionante cuando un estudio grande y riguroso no se alinea con los hallazgos de estudios anteriores más pequeños, pero esto sucede todos los días”, dice Kristen Patrick, editora adjunta del CMAJ, que escribió un editorial que acompaña el nuevo estudio.

Mientras que los investigadores probaron cómo la cúrcuma afecta solo a un tipo de inflamación en una población específica, los hallazgos aún podrían “ayudar a atenuar el entusiasmo alrededor de la curcumina”, dice Patrick.

Esto es lo que necesitas saber sobre los hallazgos del estudio, la promesa de la cúrcuma y si debes considerar su uso.

Lo que el estudio encontró

Este nuevo estudio examinó los efectos de los suplementos de curcumina en la inflamación posquirúrgica.

“Teníamos la mente abierta a los beneficios potenciales de la curcumina basados en los resultados positivos de muchos estudios anteriores”, dice el autor principal Amit Garg, MD, profesor en el departamento de medicina de Western University y Lawson Health Research Institute en London, Ontario. “Se ha utilizado tradicionalmente durante miles de años en la medicina india y china, pero es irresponsable defender sus beneficios de salud sin pruebas que lo demuestren”.

Este ensayo clínico aleatorizado incluyó a más de 600 pacientes de 10 hospitales en Canadá que se sometieron a una cirugía electiva para reparar un aneurisma aórtico abdominal no roto. Un grupo tomó 4,000 mg de curcumina durante los dos días previos a la cirugía, 6,000 mg el día de la cirugía y una dosis de 2,000 mg la mañana después de la cirugía. El otro grupo tomó un placebo.

Durante varios días después de la cirugía, los investigadores midieron 4 biomarcadores, en la sangre y la orina de los pacientes, que son signos que indican inflamación del tejido. “No vimos ninguna diferencia en los biomarcadores entre los que tomaron la curcumina y los que tomaron un placebo”, dice Garg.

Los investigadores también observaron los resultados clínicos después de la cirugía para ambos grupos: eventos informados como lesión renal aguda, ataque cardíaco, accidente cerebrovascular y una estancia hospitalaria prolongada.

Encontraron que el grupo que tomó curcumina en realidad tenía un riesgo ligeramente mayor de lesión renal aguda (17% de riesgo para ese grupo frente a 10% de riesgo para los del grupo de placebo), aunque los autores señalan que esto debería investigarse más en futuros estudios; puede haber sido una anomalía estadística.

La cúrcuma todavía tiene potencial

Si bien este es un ensayo grande y bien diseñado, se enfoca en una población y situación muy específica. La edad promedio de los sujetos era de 76 años, y la mayoría tenía una o más complicaciones médicas, como diabetes, enfermedad cardíaca o presión arterial alta.

“Los resultados deben considerarse en ese contexto”, dice Chris D’Adamo, PhD, director de investigación y educación en el Centro de Medicina Integrativa de la Escuela de Medicina de Maryland University en Baltimore. “Este estudio muestra que la curcumina no redujo la inflamación posquirúrgica en adultos mayores con afecciones médicas graves, pero es posible que esos hallazgos no sean aplicables a poblaciones más jóvenes y sanas”.

D’Adamo señala que la cirugía es una fuente única de inflamación y que este estudio no significa necesariamente que la curcumina no puede ayudar a aliviar parte de la inflamación involucrada en la artritis, la colitis o el IBS.

Por ejemplo: un estudio de 2015 de 50 pacientes con colitis ulcerosa encontró que los que tomaron 3,000 mg de cápsulas de curcumina además de su tratamiento regular tenían más probabilidades de estar en remisión un mes más tarde que los que tomaron un placebo. Se están realizando otras investigaciones que investigan cómo se podría usar la curcumina junto con el tratamiento convencional contra el cáncer.

Los autores del nuevo estudio reconocen que este estudio no es la última palabra sobre el potencial de la curcumina. “Estamos abogando por pruebas adicionales de la misma”, dice Garg. “No diría que no podría ser eficaz en otros entornos o formulaciones”.

¿Deberías probar la cúrcuma?

 La cúrcuma ha sido una especia básica en la cocina india y en otras cocinas asiáticas durante siglos. Sin embargo, agregarlo a tus platos o a tu té te proporcionará solo una pequeña fracción de la cantidad de curcumina que generalmente se administra en estudios con animales o humanos. (Solo el 1 a 6% de la cúrcuma es curcumina.)

“Para alguien que no está tratando de usar la curcumina para controlar la enfermedad crónica, agregar cúrcuma a los alimentos, en combinación con grasa y pimienta negra, ambas cosas que ayudan a la absorción, aún puede proporcionar beneficios”, dice D’Adamo.

En general, sin embargo, la curcumina tomada por vía oral, ya sea como una especia o como un suplemento, no se absorbe bien y se elimina rápidamente del cuerpo, una de las razones por las que algunos expertos han sido escépticos acerca de las afirmaciones de sus efectos en los seres humanos. Un estudio de 2017 comparó la curcumina con “un misil que continuamente explota en la plataforma de lanzamiento, sin alcanzar nunca … su objetivo previsto”.

La cúrcuma tampoco está exenta de riesgos.

“Varios estudios y retiros del mercado periódicos a nivel nacional de la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA) han demostrado que la cúrcuma en polvo puede estar contaminada con metales pesados como el plomo”, dice Tunde Akinleye, químico de la división de seguridad alimentaria de Consumer Reports.

Y los suplementos de curcumina, como todos los suplementos, no están regulados de la misma manera que los medicamentos. Eso significa que es posible que no contengan lo que anuncia la etiqueta y que las afirmaciones publicitarias no hayan sido examinadas. “El hecho de que sean ‘naturales’ no significa que sea necesariamente útil o incluso benigno”, dice Garg.

Finalmente, asegúrate de consultar con tu médico si estás considerando tomar suplementos de curcumina. Pueden interactuar peligrosamente con ciertos medicamentos, como los anticoagulantes.

Inscríbete para recibir Lo último – nuestro boletín mensual. Recibe contenido nuevo entregado directamente a tu correo electrónico.

Consumer Reports no tiene ninguna relación financiera con los anunciantes en este sitio. Consumer Reports es una organización independiente sin fines de lucro que trabaja junto a los consumidores para crear un mundo justo, seguro y saludable. CR no apoya productos o servicios y no acepta publicidad. Copyright © 2018, Consumer Reports, Inc.