Descubre que su novio la engaña horas antes de la boda, decide no cancelar y vengarse en el altar, delante de todos

En los momentos más difíciles es cuando hay que mostrar más entereza y quererse a uno mismo
Descubre que su novio la engaña horas antes de la boda, decide no cancelar y vengarse en el altar, delante de todos
Un sacerdote quiere acabar con las bodas convertidas en pasarelas.
Foto: Pixabay

Una mujer llamada Casey compartió su historia desgarradora en un página australiana, whimm.com. Desde ese momento, no se ha parado de compartir y comentar, ya que empatizamos con ella al cien por cien.

En lo que se suponía que sería el día más feliz de su vida, Casey recibió unos mensajes de texto que cambiarían su vida y sus planes de casarse con su prometido, tan solo unas horas antes de la boda.

Mientras ella y sus mejores amigas pasaban el mejor momento de sus vidas en una lujosa habitación de hotel, recibió un mensaje de texto de un número que no reconoció.

“Si fuera tú, no me casaría con él”, leyó el mensaje, que iba acompañado de capturas de pantalla de conversaciones entre Alex, su prometido, y la otra mujer. Algunos de los textos eran de meses pasados, pero otros tan solo eran de pocos días atrás.

Eran muchos mensajes, incluyendo selfies de la pareja. La pobre Casey se quedó paralizada, no sabía cómo reaccionar. No había duda, los mensajes eran reales y el que iba a ser su marido había mantenido una relación con otra mujer.

Naturalmente, Casey quería que Alex sintiera el mismo dolor que ella, así que esperó hasta llegar al altar para exponer la infidelidad de su prometido frente a sus familiares y amigos.

“Leí todos los mensajes que me envió. Con cada palabra, Alex palidecía. Dejé que mis ojos llorosos se alzaran y se encontraran con los suyos, y no tenía nada que decir. Salió de la iglesia con sus amigos detrás. Su familia miraba horrorizada “, continuó. En lugar de seguir a Alex fuera de la iglesia, Casey decidió sacar el máximo provecho de su dinero y se quedó para disfrutar de lo que quedaba de la boda.

A la multitud de familiares que se encontraban confusos por lo ocurrido, Casey les dirigió estas palabras:

Los amo a todos y por horrible que sea, me alegro de que todos estén aquí. Hoy no habrá una boda, pero en cambio, habrá una celebración de honestidad, de encontrar el amor verdadero y de seguir tu corazón, incluso cuando  duela”.