Nielsen pide extender presencia de soldados en frontera hasta finales de enero próximo

La Administración Trump se ha mantenido a la defensiva por su retórica en contra de los solicitantes de asilo
Nielsen pide extender presencia de soldados en frontera hasta finales de enero próximo
El operativo implica el despliegue de más de 5,000 soldados.
Foto: John Moore/Getty Images

WASHINGTON— La secretaria de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen, solicitó este viernes al Pentágono extender la presencia de soldados en la frontera sur hasta al menos finales de enero próximo para mitigar la crisis por la llegada de miles de inmigrantes centroamericanos en la zona en busca de asilo.

Una portavoz del Departamento de Seguridad Nacional (DHS), Katie Waldman, dijo en una declaración escrita que Nielsen hizo la solicitud al Pentágono de una extensión de 45 días “debido a la continua amenaza en nuestra frontera sur”.

La solicitud es para que los soldados en activo, que en la actualidad totalizan alrededor de 6,000 y debían estar en la zona hasta el próximo 15 de diciembre, se queden allí hasta al menos el próximo 31 de enero. Por ley, los soldados sólo pueden dar apoyo logístico, de comunicaciones y vigilancia en la frontera.

“Esta solicitud afina el apoyo (militar) para asegurar que éste sigue alineado con la situación actual, la naturaleza de la misión, y los requisitos operacionales” de la Oficina de Aduanas y Protección de Fronteras (CBP), dijo el DHS.

El Pentágono confirmó el recibo de la solicitud del DHS y se prevé que la apruebe, pese a las críticas de grupos cívicos y humanitarios por la militarización de la frontera.

El presidente Donald Trump anunció el despliegue militar en la frontera anticipando la llegada de caravanas de inmigrantes centroamericanos, pero afrontó críticas porque utilizó el combate contra la inmigración ilegal como tema político para respaldar a candidatos republicanos en los comicios de mitad de término.

Aunque los gobiernos de sus antecesores, George W. Bush y Barack Obama, desplegaron miembros de la Guardia Nacional a la franja fronteriza, por periodos de dos años cada uno, es la primera vez en casi un siglo que EEUU utiliza a soldados en activo.

En los últimos días, el DHS se ha mantenido a la defensiva ante las críticas por el uso de gases lacrimógenos el domingo pasado para frenar el paso de migrantes por la frontera sur.

En su momento, DHS explicó que tuvo que recurrir a los gases lacrimógenos para frenar a un grupo de migrantes dentro de la caravana que trató de romper una valla fronteriza e irrumpir por el puerto de entrada de San Ysidro (California).

Además de quejarse del “rampante número” de solicitudes de asilo fraudulentas, el DHS también ha dicho que sólo el 9% de los solicitantes reúne los requisitos.

La agencia distribuyó una “hoja de datos” en la que destacó que, según Naciones Unidas, “EEUU lidera el mundo en solicitudes de asilo”.

En el año fiscal 2017, la Oficina de Servicios de Inmigración y Ciudadanía (USCIS) procesó 47,986 solicitudes de asilo “afirmativas” –es decir, de personas sin órdenes de deportación-, de las cuales aprobó 16,045, o menos de la mitad.

Para el primer semestre del año fiscal 2018, USCIS ha aprobado más de 129,000 solicitudes de asilo para inmigrantes en territorio estadounidense, según DHS.

Ante la crisis de migrantes en la frontera sur, miles de cuales han acampado en Tijuana y Mexicali, del lado mexicano, el DHS ha destacado que la pobreza y el deseo de la reunificación familiar no son razones para otorgar asilo.

Además, la Administración Trump ha tomado medidas para restringir el acceso al asilo, al eliminar ese beneficio para víctimas de violencia doméstica o de violencia de las pandillas y, posteriormente, mediante una proclamación presidencial que niega el asilo a personas que no entren por los puntos de entrada oficiales.

Mientras tanto, en víspera de la investidura del presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), mañana sábado, 19 exfuncionarios de alto rango de EEUU difundieron una cartapara pedir protecciones para los solicitantes de asilo.

La carta, que está dirigida a AMLO y al vicepresidente de EEUU, Mike Pence, que lidera la comitiva estadounidense en la ceremonia de mañana, advierte de que la retórica de la Administración Trump contra los solicitantes de asilo corre el riesgo de promover políticas que no respondan adecuadamente a la crisis humanitaria y perjudiquen a poblaciones vulnerables.