Más de la mitad de accidentes laborales entre menores de 17 años ha sido en sector agrícola

El informe confirma que los jóvenes están expuestos a peligro mortal y líderes demócratas pidieron que la Administración Trump refuerce las protecciones laborales
Más de la mitad de accidentes laborales entre menores de 17 años ha sido en sector agrícola
Los demócratas piden reforzar seguridad laboral en el sector agrícola.
Foto: Scott Olson/Getty Images

WASHINGTON — Muchos menores de edad trabajan para su sustento o para obtener independencia financiera de sus familias pero, desde 2003, más de la mitad de los accidentes laborales entre los jóvenes han ocurrido en el sector agrícola, según un informe divulgado este lunes por la Oficina de Supervisión del Gobierno (GAO).

El estudio de la GAO, que se apoyó en estadísticas de los departamentos de Comercio y Trabajo, viene a confirmar lo que durante años han venido denunciando defensores de los trabajadores del campo: los niños que trabajan en el sector, algunos de apenas 12 años de edad, viven expuestos a peligro mortal por ganarse la vida.  

El documento señaló que el número de jóvenes entre 15 y 17 años en la fuerza laboral en el sector no agrícola en los meses de verano totalizó 2.5 millones en 2017, en comparación con 1.9 millones en 2011 y 3.3 millones en 2003.

Los sectores de servicios y turismo suelen emplear a un mayor porcentaje de menores de edad pero, según la GAO, la mayoría de accidentes o muertes en sitios laborales ocurre entre aquellos que trabajan en labores agrícolas.

El estudio indicó que aunque el sector agrícola empleó a un pequeño porcentaje de menores, menos del 5,5% de todos los jóvenes trabajadores entre 2003 y 2017, este grupo registró más del 50% de las muertes entre 2003 y 2016, año del que se tienen las cifras más actualizadas.

Durante ese período, las autoridades documentaron 451 muertes de jóvenes en sitios labores entre los jóvenes, de las cuales, 237 se produjeron en el sector agrícola; 59 en construcción y minería; 34 en el área de entretenimiento y servicios; 50 en áreas profesionales y otros servicios, y 33 en el área de ventas al por mayor o al menudeo.

El documento indicó que las cifras de lesiones y enfermedades relacionadas con el trabajo han disminuido entre este grupo. Así, por ejemplo, el número anual de jóvenes de hasta 17 años de edad que mueren en sitios laborales ha disminuido desde 2003, cuando la Oficina de Estadísticas Laborales (BLS) documentó 53 casos, a 14 en 2013, y un repunte de 30 muertes en 2016.

El análisis destacó, por otra parte, que el porcentaje de mortalidad laboral también fue “desproporcionadamente alta” entre jóvenes de 15 años de edad o menores (44%), entre aquellos que trabajan para un negocio familiar (42%), y entre jóvenes que trabajan en pequeñas empresas con un máximo de diez empleados.

La GAO indicó que las estadísticas sobre los accidentes laborales entre menores están incompletas, por lo general, por lo que la agencia pidió que el Departamento del Trabajo incluya a los menores en un estudio que prepara para mejorar la recolección de este tipo de datos.

Al incluirlos en ese estudio piloto también se podría mejorar el cumplimiento de las normas laborales que rigen la contratación de menores, precisó la GAO, que es el brazo investigador del Congreso

El Departamento del Trabajo no ha estudiado la viabilidad de medir (los accidentes laborales) en esta población. Como resultado, está perdiendo la oportunidad de cuantificar con más precisión las lesiones registradas entre menores, lo que mejoraría sus esfuerzos” para hacer cumplir las leyes laborales, advirtió la GAO.

Una ley federal de 1938, denominada “Acta de Normas Laborales Justas”, incluye protecciones para menores de edad, especialmente en lo que respecta al número de horas, horarios y salarios, y prohíbe su contratación en labores de alto riesgo.

Las congresistas demócratas, Rosa DeLauro y Lucille Roybal-Allard, que solicitaron el informe en 2016, calificaron el informe como “condenatorio” porque “confirma que el trabajo infantil está contribuyendo a una devastadora cantidad de muertes en EEUU, de forma desproporcionada en el sector agrícola”.

“En esa industria, los menores con frecuencia están expuestos a peligrosos pesticidas, maquinaria pesada, y calor extremo, y mueren como resultado. Eso es inaceptable, y nuestro gobierno debe tomar estos resultados como un llamado a la acción”, subrayaron las congresistas en un comunicado conjunto.

Las legisladoras urgieron a la Administración Trump y a todo el gobierno federal a que tome medidas para proteger a los jóvenes, haciendo cumplir las políticas que velan por el bienestar de niños trabajadores, “en vez de revertir protecciones sobre trabajo infantil y regulaciones que salvan vidas”.

DeLauro y Roybal-Allard indicaron que al retomar en enero próximo, el control de la Cámara de Representantes, los demócratas harán una rigurosa supervisión de las acciones del gobierno y el cumplimiento de las leyes, y presionarán por los cambios que sean necesarios para resguardar las seguridad laboral de los menores.