Ombudsman guatemalteco exige a EE.UU. dar prioridad a niñez migrante

Otro niño guatemalteco murió en Navidad en manos bajo custodia estadounidense
Ombudsman guatemalteco exige a EE.UU. dar prioridad a niñez migrante
Son ya dos niños de Guatemala los que han muerto bajo custodia de las autoridades de Estados Unidos en menos de un mes.
Foto: Getty

El procurador de los Derechos Humanos de Guatemala, Jordán Rodas, exhortó hoy a autoridades de EE.UU. a dar “prioridad” a la niñez migrante, para que reciban atención médica, luego de conocer la muerte de otro niño guatemalteco -ahora de 8 años- en custodia estadounidense.

Rodas instó al país norteamericano a garantizar el “bienestar” y la “integridad” de los menores migrantes, quienes deben “recibir atención inmediata en igualdad de condiciones“.

Mediante un comunicado de prensa, el magistrado de conciencia sostuvo que los esfuerzos de las autoridades estadounidenses “no deben centrarse únicamente en el control de los flujos migratorios”, sino en la “integridad” de las personas que migran, pues, recordó, que en 17 días han muerto dos niños bajo la custodia de la Patrulla Fronteriza.

También solicitó a la Cancillería guatemalteca que, a través de la representación consular en EE.UU., “acompañe la investigación que realizarán las autoridades”, para “verificar si el trato recibido y la atención proporcionada (al menor fallecido) fue la adecuada”.

Agregó que la Defensoría de la Población Desarraigada y Migrante dará “seguimiento” al caso “para velar tanto por el niño fallecido como por su familia”, para que ambos “reciban asistencia consular y del Estado para la repatriación y la investigación de los hechos”.

Rodas aseguró que “las personas migrantes deben ser reconocidas como sujetos de derechos sin importar su estatus migratorio”.

Por su parte, la directora de la organización Movimiento Pro Justicia, Carmen Aída Ibarra, lamentó el fallecimiento del menor de 8 años y pronunció en sus redes sociales que las personas mueren en Guatemala por “desnutrición, violencia o falta de atención en salud”, o “una terrible combinación de todo eso” y que cuando tratan de “huir de ese cruel destino”, “mueren allá (en EE.UU.) quién sabe cómo o por qué”.

Además, la diputada opositora Andrea Villagrán manifestó que las pérdidas por la migración irregular continúan como “resultado de un país que no ofrece oportunidades mínimas; y con ello, se lleva a los más vulnerables e inocentes, eso es lo que más duele”.

Según detalla la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, en inglés) en un comunicado, el niño de 8 años comenzó a mostrar signos de “una posible enfermedad” el lunes mientras estaba bajo custodia de los agentes fronterizos.

Luego de trasladarlo al hospital Gerald Champion Regional, en Alamogordo, Nuevo México, el menor fue atendido por resfriado común y fiebre y, tras 90 minutos en observación, fue dado de alta la tarde de lunes con prescripción de ibuprofeno y amoxicilina.

Sin embargo, horas más tarde, por la noche, el pequeño comenzó a tener náuseas y vómitos por lo que fue regresado al centro asistencial, donde murió en las primeras horas de este martes.

El niño, cuyo nombre aún no ha sido dado a conocer por las autoridades estadounidenses y guatemaltecas, es el segundo menor que muere bajo custodia de la Patrulla Fronteriza, luego de que el pasado 8 de diciembre falleciera Jakelin Caal, con un cuadro similar.

El cuerpo de Jakelin, de 7 años, fue repatriado este domingo y velado durante la Noche Buena en el recóndito caserío de San Antonio Secortéz, en el municipio de Raxruhá, en el departamento norteño de Alta Verapaz, mientras su padre, Nery Caal, busca permanecer en EE.UU. para asegurar un futuro para los suyos.