LEGAL: ¿Tiene que tener mi empleador un buen motivo para disciplinarme o despedirme?

En California te pueden correr de tu trabajo por cualquier razón o sin ningún motivo
LEGAL: ¿Tiene que tener mi empleador un buen motivo para disciplinarme o despedirme?
Los despidos pueden derse por cualquier razón. (Shutterstock)
Foto: Shutterstock / Shutterstock

En pocas palabras, normalmente no.

Según la Barra de Abogados de California, no hay ninguna ley que diga que los empleados tienen derecho a que se los trate con “justicia” en el lugar de trabajo. En California, como en la mayoría de los otros estados, la ley permite que los empleadores disciplinen (suspendan o bajen de categoría, por ejemplo) o despidan a sus
trabajadores a voluntad o, en otras palabras, sin necesidad de tener ni explicar el motivo.

Sin embargo, esta regla tiene excepciones significativas. Por ejemplo, por lo general su empleador no te puede disciplinar ni despedir por motivos de tu edad, raza
o ciertas características personales determinadas. Esos actos se considerarían como discriminación ilegal y, en la mayoría de los casos, no te pueden despedir ni disciplinar por informar o presentar una queja sobre tu empleador a los agentes de la ley, a una entidad gubernamental o a tu propio empleador acerca de actividades ilícitas o violaciones de seguridad en el trabajo, realizadas por tu empleador.

Tampoco pueden tomar represalias en tu contra por haber perdido tiempo de trabajo para servir como jurado. Esos despidos se considerarían como violaciones de la política pública.

Otra excepción de la regla del trabajo a voluntad podría ser aplicable si te despidieran de un empleo poco después de haber dejado otro o de haberte mudado a otra localidad porque un empleador te ofreció un empleo nuevo. Esa excepción podría ser aplicable si el nuevo empleador sabía o debería haber sabido que la oferta de trabajo no era seria —o “real”— cuando te hizo esa oferta.

Si estás bajo contrato

O puedes tener un contrato que diga que sólo to pueden despedir por una causa justa o buena.

Si tu clasificación de empleo está cubierta por un contrato entre un sindicato y un empleador (acuerdo de negociación colectiva), es probable que ese contrato
contenga una disposición de causa justa. Ponte en contacto con el representante del sindicato para que te ayude. Incluso sin un contrato oral o escrito, puedes
tener un contrato implícito que prohíba que tu empleador te despida sin una buena causa.

Para determinar si hay un contrato implícito la corte consideraría factores tales como: el tiempo que tuviste ese empleo, las alabanzas y los ascensos, las evaluaciones de desempeño en el trabajo, las garantías de empleo continuo, si las hay (una promesa de seguridad permanente de empleo, por ejemplo) y los
manuales del empleado y las normas del empleador.

No hay criterios fijos para establecer un contrato implícito; la corte simplemente examinaría todas las circunstancias. Tu empleador tiene que basar todos los
despidos con buena causa (como una cesantía, también llamado descanso) en factores económicos o en desempeño deficiente en el trabajo. Si hubo una
violación de tu contrato es posible que tengas motivos para presentar una demanda.