Padres y estudiantes preocupados por la falta de maestros en las aulas

Indican que los chicos van a las aulas pero que no hay clases; el LAUSD no niega y dice que está abierto al diálogo
Padres y estudiantes preocupados por la falta de maestros en las aulas
Los maestros del LAUSD se manifestaron este martes bajo la lluvia de Los Ángeles. / fotos: Aurelia Ventura.
Foto: Aurelia Ventura / Impremedia/ La Opinión

Convencida de que durante la protesta del sindicato de maestros de Los Ángeles (UTLA), los estudiantes estarían en buenas manos, Cecilia Posadas decidió llevar a sus tres hijos a su escuela esta semana.

Dos de ellos asisten a la escuela Roscoe Elementary y otro en la Stonehurst Avenue Elementary. Sin embargo, indicó, a la hora de recogerlos recibió noticias que no se imaginaba.

“[Los chicos] no hicieron nada, solo estuvieron jugando y viendo televisión”, dijo la madre de familia. “Mi niña me dijo lo que pasó y que las personas que los cuidaron no son maestros”.

La hija de Posadas, Danti Posadas de 7 años, verificó la preocupación de su madre.

“Nos sentamos, jugamos en mi clase… Hicimos estiramiento y luego vimos una historia en la tele”, dijo la pequeña, quien señaló querer que regrese su maestra.

Fue por ello, que este martes Posadas decidió dejar a sus hijos, de 7 y 5 años, en casa con ella. Al de 10 años, lo envió a la escuela a petición de él.

“Al mayor, lo llevé a la escuela porque está en clases de educación especial y lloró porque quería ir. No entiende lo que pasa”, dijo la mamá, quien aseguró que ahora teme por los cuidados que pueda recibir su hijo que padece una discapacidad mental.

“Él habla pero no muy bien y ahorita sí me preocupa que no vaya el maestro ni el personal adecuado.

No lo voy a enviar mañana [miércoles]”, recalcó Posadas.

Cecilia Posadas dijo que no enviará a la escuela a sus tres hijos mientras dure la huelga. / foto: suministrada por posadas.

Presiona la comunidad

La huelga del Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles (LAUSD) en su día número dos se mostró ayer igual o más potente que el primer día.

Al plegarse a la lucha un millar de maestros de escuelas chárter y con más estudiantes que apoyan el movimiento fue difícil negar que se necesita una solución urgente.

En el centro de Los Ángeles, un pequeño grupo de alumnos se reunió frente al edificio del LAUSD en espera de poder hablar con el superintendente Austin Beutner para pedirle que acceda a las peticiones de sus maestros.

Michelle Hernández, estudiante de John Marshall, dijo estar dispuesta a apoyar al sindicato porque “el beneficio de los maestros es el beneficio de los estudiantes”.

Agregó que no fue a la escuela el lunes ni martes, y que planea faltar hasta que se logre un contrato entre el LAUSD y UTLA porque, dice, de todos modos los estudiantes en las escuelas no están aprendiendo con los maestros ausentes.

Contó que ha hablado con algunos de sus compañeros que sí están asistiendo a clases, que supuestamente deberían ser ofrecidas por el director y el subdirector de la escuela.

“Deberían estar enseñando matemáticas, ciencias y literatura pero la realidad es que no lo están haciendo… Los alumnos no están aprendiendo y solo miran sus celulares”, dijo Hernández.

“[Los estudiantes] piensan si sería mejor quedarse en sus casas o venir a protestar a la huelga con nosotros”.

Por su parte, Ashley Cabrera, de 15 años estudiante de Linda Márquez High School en Huntington Park, señaló que sin importar el tiempo que tome, estará del lado de sus maestros.

“Yo planeo apoyarlos todo el tiempo que sea posible. Está afectando mi asistencia pero también estamos haciendo un impacto más grande en el LAUSD”, dijo la joven.

 

Estudiantes se manifiestan frente a la sede principal del LAUSD. / foto: Aurelia Ventura.

Las escuelas están seguras

En conferencia de prensa,, el superintendente de LAUSD Austin Beutner aseguró ayer que las escuelas están seguras y que los estudiantes están recibiendo su educación y alimentos a tiempo.

También agradeció el apoyo de los supervisores del condado de Los Ángeles que accedieron a proveer 10 millones de dólares para financiar la contratación de enfermeras y servicios de salud mental en las escuelas del Distrito.

Sin embargo, recalcó que no hay fondos adicionales para cumplir con todas las demandas del sindicato.

“Todos los expertos han dicho que no tenemos la habilidad de gastar más dinero del que ya estamos gastando… Le pedimos a UTLA que traiga a sus propios auditores y si encuentran más dinero, lo pondremos en los salones”, aseveró Beutner.

Además de ello, el superintendente dijo que de “ser necesario” está dispuesto a reunirse nuevamente con el UTLA para encontrar una solución.

“Como lo he dicho en repetidas ocasiones [al UTLA], en cualquier momento y en cualquier lugar llámenme…”.

“Los Ángeles Unified se va a reunir para resolver esto. Nuestra ultima oferta fue el viernes, UTLA no la aceptó y no han querido regresar a resumir las negociaciones”, dijo Beutner, quien se abstuvo de responder por qué no estuvo presente en dos de las tres negociaciones de la semana pasada

Condado de Los Ángeles se une a la solución

En respaldo a una de las peticiones de UTLA, la Junta de Supervisores del condado aprobó el martes por unanimidad hasta 10 millones de dólares para el LAUSD para servicios de salud.

El supervisor Mark Ridley-Thomas, quien recomendó el financiamiento, dijo que los 10 millones serían suficientes para financiar a una enfermera escolar en cada escuela primaria del LAUSD.

Ridley-Thomas dijo que el sindicato y sus miembros han sido muy vocales acerca de la necesidad de más servicios de apoyo para los estudiantes, algo que el distrito también apoya.

“Creo que el contexto importa. En la medida en que esto ayude a que estén más cerca de quedar en la misma página, no veo ninguna razón por la que no deberíamos ser de ayuda”, dijo Ridley-Thomas después de la votación. “Es una pieza en un rompecabezas algo intrincado. Estamos haciendo lo que podemos hacer para ser útiles”.

Además de los 10 millones de dólares en fondos nuevos para LAUSD, la Junta de Supervisores también votó para buscar fuentes adicionales de financiamiento para contratar enfermeras escolares y otros profesionales de la salud para el distrito.

La necesidad de servicios de salud mental en las escuelas “es una crisis” subrayó la supervisora Hilda Solís, quien fue coautora de la moción.

Ella dijo que el condado y LAUSD, así como las docenas de otros distritos escolares en todo el condado comparten metas y un enfoque en los estudiantes menos servidos.