¿Feminista, yo?

¿Feminista, yo?
Miles de mujeres lucharon y aún luchan por los derechos de todas.

Ciertas palabras en nuestro vocabulario tienen más interpretaciones y carga emocional que otras. “Feminismo” es una de ellas. ¿Quién no tiene una opinión, tanto a favor como en contra, de las feministas?

En 2005, CBS realizó una encuesta sobre el movimiento de la mujer entre 1,150 adultos y, entre otras cosas, les preguntó si se consideraban feministas. Cuando, previo a la pregunta, los encuestadores compartieron la definición de feminista como alguien que cree en la igualdad social, económica y política de los sexos, un 65% de las mujeres y un 58% de los hombres dijeron ser feministas. Cuando en cambio simplemente les preguntaron a los participantes si eran feministas, sin darles una definición previa, sólo un 24% de las mujeres y un 14% de los hombres dijeron serlo.
Es como si para algunos, “feminismo” fuese una mala palabra, un insulto.

Feminismo, en su raíz, es el concepto de que todos los seres humanos, independientemente del sexo y género, se merecen los mismos derechos y el mismo acceso a todo tipo de oportunidades. Tan simple como eso. Es incomprensible que en el siglo XXI haya quienes aún se opongan a tal premisa.

Hay quienes aseguran que están a favor de la igualdad de derechos, pero que no son feministas, sin darse cuenta de que ese es la idea básica del movimiento. También hay quienes niegan ser feministas porque dicen que prefieren trabajar en su casa, cuidar a sus hijos y dedicarse a su familia, en lugar de trabajar fuera del hogar, sin darse cuenta de que el feminismo es precisamente eso, el derecho de las mujeres a decidir sobre sus propias vidas, sin ser presionadas o juzgadas por ello.

Nadie niega que existan diferencias entre sexos, pero dichas diferencias no deberían ser la razón por la cual los derechos de un grupo en particular no sean respetados. Según el feminismo de género, las diferencias psicológicas entre sexos no son un resultado de la evolución y adaptación a las circunstancias, sino que están basadas en los roles construidos por la sociedad en la que vivimos.

Las feministas no odiamos a los hombres, no somos “locas-resentidas-gordas-histéricas-feas-neuróticas”, ni mucho menos “feminazis”. Simplemente reclamamos, entre otras cosas, que nos paguen igual que a nuestros compañeros hombres que hacen el mismo trabajo, nos oponemos al acoso sexual, y soñamos que nuestras hijas, sobrinas o nietas pueden gozar de derechos que nuestras abuelas ni siquiera pudieron imaginar, que tengan las mismas oportunidades y que sean tratadas con el mismo respeto con el que la sociedad trata a nuestros hijos varones.

El feminismo no es una mala palabra, y si lo es para algunos, cabría preguntarles si es que no creen que todos los seres humanos nos merecemos el mismo respeto, derechos y oportunidades.

Por eso, cada vez que alguien me pregunta si soy feminista, sin siquiera pensarlo respondo “Sí, feminista, y a mucha honra. Como mujer, como madre, como amiga, me sería imposible no serlo”.