Entrevista con Caín Velásquez, quien regresa al octágono del UFC luego de 31 meses

"Soy mejor que antes", dice el guerrero mexicoamericano, quien se enfrentará a un hombre que tiene puños demoledores
Entrevista con Caín Velásquez, quien regresa al octágono del UFC luego de 31 meses
Caín Velásquez, el orgulloso guerrero de sangre mexicana, regresa al octágono.
Foto: Getty Images

Caín Velásquez es un histórico de las artes marciales mixtas y un auténtico guerrero que nunca se ha dejado vencer por la adversidad. Su tenacidad para triunfar en el deporte a pesar de las limitaciones con las que creció dan cuenta de ello, igual que su determinación para seguir intentando pelear y aferrarse a pertenecer a la élite del UFC.

Pero luego que las lesiones le plagaron y le mantuvieron fuera del octágono desde julio de 2016, era legítimo preguntarse si Velásquez (Salinas, California, 1982) podría regresar a las grandes funciones.

El esperado retorno del peleador mexicoamericano que en dos ocasiones ha sido monarca de peso completo del UFC está programado para este domingo en Phoenix (9 pm ET/6 pm PT, ESPN Deportes), en contra del camerunés Francis “The Predator” Ngannou, de 32 años y con récord de 12-3.

Esto es lo que nos dijo Velásquez en una charla en español esta semana.

Me imagino que ha sido un proceso distinto para ti antes de esta pelea porque han pasado más de dos años y medio.

Todo ha estado bien, entrené muy duro para esta pelea, miré muchos videos de Francis (Ngannou). Estoy listo para pelear en Phoenix enfrente de mis amigos y mis padres. Estoy listo.

¿Qué te ha tocado vivir en estos dos años y medio? ¿Qué ha pasado por tu mente?

He tenido algunos meses de recuperación de mi espalda, pero ya cuando eso pasó, mi esposa (Michelle) y yo tuvimos a nuestro hijo (Caín Miguel), que ya tiene un año. Estar ahí con mi esposa cuando estaba embarazada y luego tener a nuestro hijo es una cosa que para mí, estando en la casa con mi familia, es lo mejor. No hay muchas personas que puedan tener como dos años de estar en la casa con su familia. Fue una cosa perfecta para mí.

Ahora que eres papá, ¿es distinto prepararte para subir a pelea?

Es igual, porque me gusta esa parte de mi vida que puedo estar con mi familia, pero también me gusta la parte de que puedo entrenar en este tipo de deporte y pelear. Me siento fuerte como antes y listo para pelear contra Francis.

¿Qué es lo que hace peligroso a Ngannou?

Tiene buen boxeo, mucha fuerza en sus puños. Pega bien duro. Eso se pone peligroso, que está muy fuerte, que pega duro, que tira bien, tira rápido también.

Tú también tienes buen boxeo, pero ¿tal vez esta vez te convenga pelear en el suelo con tu lucha libre o qué tienes en mente?

Pues hacer todo. Sé que vamos a pelear de pie. Yo tengo que pegarle duro también para poder usar mi lucha, y si él no respeta mi boxeo, mi pegada, mi lucha no va a estar ahí. Tengo que pegar duro, tiene que estar bueno mi boxeo.

Tú tienes buena quijada. ¿Confías en ella?

Sí, pero en este deporte no queremos recibir. Es parte del deporte que yo le pegue a mi oponente y que mi oponente no me pegué a mí. Sé que eso no pasa todo el tiempo, que me van a pegar, pero estoy bien preparado para todo.

Velásquez peleó por última vez en julio de 2016, cuando venció a Travis Browne.
Velásquez peleó por última vez en julio de 2016, cuando venció a Travis Browne.

Me tocó estar en aquella noche memorable cuando venciste a Brock Lesnar en 2010. ¿Qué ha cambiado en Caín Velásquez desde entonces?

Como peleador siento que he aprendido muchas cosas más, soy mejor que antes; mi forma, mi técnica, todavía tengo el poder para pelear, poniendo mucha presión, pelear como un mexicano… Todo el tiempo estoy en el gimnasio entrenando, aprendiendo.

En todo este tiempo que has estado ausente, tu compañero de entrenamiento Daniel Cormier (actual campeón de peso completo)ha emergido como uno de los mejores y ha hecho historia. ¿Cómo ha sido para ti verlo desde afuera cuando antes tú antes eras el que estaba arriba?

Yo no estaba afuera. He estado con él porque todo el tiempo entrenamos juntos. Cuando se estaba poniendo listo para una pelea yo estaba ahí y él también para mí. Yo pienso que cuando él pelea y gana, yo estoy también ganando con él, porque estamos trabajando juntos todo el tiempo.

Muchos fantasean con una pelea entre ustedes. ¿Es posible?

No es posible. Tenemos mucha historia juntos. Cuando él llego a AKA (el gimnasio donde trabajan en San José, California) estuvimos trabajando juntos para ser campeones los dos. Nunca vamos a pelear porque somos amigos y somos compañeros.

¿Qué escalón significa en tu camino este pleito con Francis Ngannou?

Para regresar a ser campeón tengo que ganar contra Francis. Eso tengo en la mente: que ganando contra él puedo seguir para ser campeón otra vez. Ser el número 1 me motiva todo el tiempo.

Entonces si Cormier es el campeón de peso completo, pero tú no pelearías contra él, ¿contra quién pelearías?

No voy a pelear contra Daniel, pero hay muchos otros. Yo no escojo contra quién quiero pelear. Me gusta la experiencia de pelear contra alguien distinto, alguien difícil.

¿Cómo piensas que has tenido impacto con los hispanos en este deporte?

Yo nada más peleo, y si alguien me mira como inspiración, solo estoy orgulloso de tener raíces mexicanas y que puedo pelear como un mexicano. A mí me gusta eso. Si alguien de cualquier ciudad me mira como ejemplo, es una buena cosa.