Un ‘Chiquilín’ muy grande: murió a los 78 años el legendario reportero gráfico de La Opinión

Su tenacidad y astucia le permitieron convertirse en los ojos de la comunidad hispana en los grandes eventos deportivos
Un ‘Chiquilín’ muy grande: murió a los 78 años el legendario reportero gráfico de La Opinión
'Chiquilín' García y Ramiro González cubrieron juntos innumerables peleas de boxeo para La Opinión.
Foto: Golden Boy Promotions

Los Ángeles.- La Opinión está de luto por la muerte de Jorge “Chiquilín” García, un fotógrafo legendario de esta casa editorial fallecido la mañana del lunes a la edad de 78 años.

“Chiquilín” fue uno de los reporteros gráficos más conocidos e influyentes de la escena deportiva del sur de California y, en realidad, de todo el país, pues realizó coberturas de los eventos y acontecimientos más importantes a lo largo de varias décadas, especialmente en el mundo del boxeo.

Su salud empezó a declinar en 2005 al sufrir el primero de dos derrames cerebrales, durante una conferencia de prensa en la Placita Olvera. El segundo le dejó parcialmente paralizado del lado derecho de su cuerpo, pese a lo cual siguió en activo. Eventualmente fue perdiendo la memoria hasta desarrollar demencia y también sufría de presión alta y diabetes.

Su deceso fue en paz, cerca de su familia.

“Tenía meses que no se acordaba que esta era su casa o que su esposa era su esposa o que yo era su hija”, dijo Vanessa García, hija de “Chiquilín”, quien recordó que el último evento deportivo al que acudió su padre fue el entrenamiento público de “Canelo” Álvarez y Gennady Golovkin en el Estadio Banc of California de Los Ángeles previo a la pelea del pasado septiembre.

Pasado ese evento, en el que “Chiquilín” pudo convivir con amigos suyos de mucho tiempo como Óscar de la Hoya y el exreportero de La Opinión y ahora publicista Ramiro González, ya no se levantó de la cama en su casa de Huntington Park. Incluso se cayó de la misma y resultó todavía más afectado.

Su hija Vanessa indicó que “Chiquilín” ya no quería comer la semana pasada y que el domingo se sentía con mucho sueño. “Lo dejamos a que se durmiera y el lunes antes de las 8 de la mañana cuando entró mi mamá a despertarlo y limpiarlo, ya no estaba con nosotros”, dijo.

A “Chiquilín” le sobreviven su esposa Guadalupe, sus hijas Vanessa y Yesenia, y sus nietas Cristina, de 23 años, y Lisa, de 17.

Los integrantes de la familia García aún se encuentra asimilando la pérdida de “Chiquilín”, muy tristes, pero en paz.

“Por mucho que uno sabe, de todos modos duele. Y al relatar historias, hay ese dolor, pero con un poco de calma de que sabemos que hicimos lo más que podíamos físicamente por él”, comentó Vanessa García.

'Chiquilín' (der.) siempre estuvo cerca de la acción en las grandes peleas.
‘Chiquilín’ (der.) siempre estuvo cerca de la acción en las grandes peleas.

De Torreón a Juárez a L.A.

Jorge García –o José García, porque tenía identificaciones con ambos nombres-, nació en Torreón, Coahuila, pero creció en Ciudad Juárez, a donde llegó a los 7 años.

“Chiquilín” arribó a Los Ángeles a los 27 años y comenzó a trabajar en La Opinión en 1967. Su tenacidad y astucia para estar presente en el lugar correcto y en el momento correcto es lo que distinguió su longeva trayectoria, y por esa razón se hizo un hombre tan conocido en Los Ángeles y alrededores, no solo en los deportes.

García fue como los ojos de este periódico a lo largo de muchos años en los que los hispanos no contaban con muchas fuentes de información, tiempos en los que obviamente no existían el internet ni mucho menos las redes sociales.

“En sí era su segunda familia, nunca fue un trabajo para él”, dijo Vanessa García sobre lo que La Opinión representaba para su papá. “Lo que hizo siempre fue un ‘hobby’. Él estaba afortunado por ganar un cheque, él amaba su trabajo”.

Su habilidad para estar en todos lados hizo de “Chiquilín” un personaje especial del sur de California. Lo que le impulsaba era su inagotable energía y dinamismo.

“Había fines de semana que no había eventos y que estaba aquí en la casa y parecía como un león enjaulado”, dijo su hija Vanessa, quien recordó lo que el propio y legendario “Chiquilín” pensaba de sí mismo: “Le decía una vez a mi mamá: ‘Si supieras cuánta gente me conoce y yo solo soy un mexicanito cualquiera”.

El Consejo Mundial de Boxeo lamentó en un comunicado la muerte de “Chiquilín”, y su presidente, Mauricio Sulaimán, quien le tenía un profundo aprecio, ha ofrecido ayudar a la familia en todo lo que se necesite.

El cuerpo de Jorge “Chiquilín” García será cremado dentro de varios días..