Cuatro claves que evitarán la “militarización” de la Guardia Nacional en México

Varios cambios en la propuesta satisfacen demandas de la sociedad civil mexicana

Cuatro claves que evitarán la “militarización” de la Guardia Nacional en México
AMLO criticó la presencia militar en las calles de México, pero ahora busca crear una Guardia Nacional.
Foto: Getty Images / EFE

MÉXICO – De la Guardia Nacional que pretendía  el gobierno del presidente de México, Andrés Manuel Lopez Obrador, a la que se aprobó en el Senado por presiones de la sociedad civil, la divide un acuerdo: las manos a los militares estarán amarradas en la seguridad pública si en los próximos días la Cámara de Diputados las ratifica.

Pero, ¿cuáles son estos cambios que evitarán la “militarización del país” que ponía al presidente Andrés Manuel López Obrador y su partido Morena contra activistas de derechos humanos?

  1. La Guardia Nacional no dependerá de la Secretaría de la Defensa Nacional

Los senadores acordaron accedieron a adscribirla a la Secretaría de Seguridad Pública y no al ejército. En el proyecto original,  los militares se iban a encargar de reclutar, formar y organizar a los nuevos guardias nacionales.

La minuta aprobada por el Senado respeta el carácter excepcional, restringido y limitado de la jurisdicción militar al no modificar al artículo 13 de la Constitución.

2. La participación de los soldados será temporal

Durante el tiempo en que se conforme la Guardia Nacional y hasta por cinco años, el Ejército seguirá en las calles como hasta ahora, pero se pretende sacarlos poco a poco de las funciones de vigilancia y seguridad pública.

“No es la primera vez que se argumenta la temporalidad del ejército en las calles. Desde tiempos de Ernesto Zedillo se busca una policía que sirva pero no se ha logrado. Esperemos que ahora haya la suficiente presión para lograrla”, advirtió el  Ernesto López Portillo

3. Los militares no podrán retener a ninguna persona.

Los cambios en el congreso garantizaron la imposibilidad de que elementos del Ejército privaen a personas de la libertad en instalaciones militares y que toda persona detenida deberá sea puesta a disposición de la autoridad “civil”. Ambos temas fueron desde el inicio dos de las prioridades sustantivas de la ONU.

4. Temas pendientes

La minuta aprobada por el Senado y que regresará a la Cámara de Diputados para su discusión y, en su caso, aprobación tiene aún algunos focos, de acuerdo con algunos analistas.  El primero es que se eliminó a la Policía Federal, una corporación que tenía muchos años buscando e invirtiendo en su mejora y capacitación. El segundo son cabos sueltos que precisó el investigador Alejandro Hope.

“Muchas definiciones se dejaron a la redacción de la ley, donde se podría contrabandear algo de control militar”.

Con todo, las organizaciones de la sociedad civil que presionaron por sacar al Ejército de las calles se mostraron conmovidas ante la apertura de los legisladores de hacer los cambios y esperan que, al regresar al volverse a discutir en la Cámara de Diputados, donde habían sido más renuentes, haya el mismo ánimo.

“El hecho de que las y los integrantes del Senado hayan materializado un consenso que hace días parecía inalcanzable en un tema tan sensible y relevante para el pueblo de México es en sí mismo digno de reconocimiento”, dijo este viernes Jan Jarab, representante en México de la ONU.

Desde su trinchera, el colectivo Seguridad sin Guerra, integrado por más de 300 organizaciones, reconocieron “la disposición de la oposición legislativa para escuchar a la sociedad” así como al grupo mayoritario de Morena en el Senado, de aceptar las propuestas y esperan lo mismo en la discusión con los diputados.