Qué características de mi piel debo tener en cuenta a la hora de iniciar un tratamiento cosmético

La piel está determinada por características especificas que la hacen más o menos receptiva a determinados cosméticos

Qué características de mi piel debo tener en cuenta a la hora de iniciar un tratamiento cosmético
Foto: shutterstock

La diverdad de la piel humana la hacen más o menos resistente a factores ambientales o químicos. ¿Quieres saber cuáles son esas características? Te invitamos a leer el siguiente artículo.

Personalización de los cosméticos

En los últimos años, los ingredientes cosméticos se han hecho más sofisticados y complejos, por ende, su nivel de eficacia ha aumentado sensiblemente. Sin embargo, todo cosmético no brindará los mismos resultados en todas las personas.

Lo anterior es la consecuencia de la diversidad de pieles que las personas podemos tener. Cada piel responderá de manera específica a ciertos químicos y a ciertas combinaciones de ellos.

Características de la piel para tomar en cuenta

Para saber cuál cosmético trabaja mejor que otro, es necesario realizar un diagnóstico integral con un equipo de medición profesional, para así evaluar el estado de la piel profunda.Los parámetros que te expondremos a continuación determinan cuán receptiva sea la piel para un tratamiento cosmético específico.

Piel humana
Foto: Pixabay
  • Hidratación: La hidratación insuficiente incrementa la visibilidad de las arrugas, además de que aumenta la sensibilidad de la piel a efectos negativos de factores externos. El agua es esencial.
  • Sensibilidad: La piel sensible es más propensa a sufrir irritaciones, descamación, erupciones o alergias. Detectar la hipersensibilidad es fundamental para no recetar sustancias irritantes.
  • Elasticidad: La elastina y el colágeno determinan la elasticidad y firmeza de la piel. Y la producción autónoma de estas sustancias disminuye con el tiempo, lo que contribuye al envejecimiento cutáneo.
  • Grasa: Conocemos como piel grasa a aquella que tiene una acumulación excesiva de sebo, las glándulas sebáceas producen más sebo del que la piel necesita.
  • Poros: Los poros grandes y abiertos le otorgan a la piel un tono apagado, graso y poco saludable.
  • Manchas: Alteraciones en el color de la piel pueden ser causadas por diversas razones. El nivel de oxidación en la piel es también importante para establecer un tratamiento cosmético adecuado.

Es ideal que asistar a un dermatólogo que determine que tipo de piel posees, y así poder establecer que tratamientos cosméticos son efectivos y saludables para tu cuerpo.