La verdad sobre cuánto dura el sexo (y cuánto nos gustaría que se extendiera)

¿Estás dentro o fuera del promedio?
La verdad sobre cuánto dura el sexo (y cuánto nos gustaría que se extendiera)
Una cosa es la realidad y otra lo que nos gustaría.
Foto: Shutterstock

En una película porno, el sexo puede durar más de una hora sin problema; pero en las alcobas, la realidad es muy diferente. Aunque nos dispongamos a tener un encuentro sexual que asemeje a un maratón, el curso de la vida cotidiana muchas veces no nos permite prolongar la intimidad tanto como nos gustaría.

Para saber la verdad sobre cuánto dura el sexo, y sobre cuánto nos gustaría que se extendiera, una investigación publicada en el Journal of Sex Research encuestó a 152 parejas heterosexuales sobre sus costumbres eróticas.

De acuerdo con las mujeres, los juegos previos al coito duran alrededor de 11 minutos, mientras el  encuentro sexual en sí puede prolongarse por siete minutos; 18 minutos en total. La percepción de los hombres no dista mucho de sus contrapartes: ellos reportaron que los juegos previos duran unos 13 minutos y el coito, ocho minutos; 21 minutos según ellos.

Conforme a estos datos, una relación sexual dura, en promedio, de 18 a 21 minutos. Esta es la fría realidad; otra cosa es el ideal que hombres y mujeres tienen para la duración del sexo.

¿Cuánto les gustaría a las mujeres que durara el sexo? En su ideal, ellas quisieran que los juegos previos duraran 19 minutos y el coito, 14 minutos; 33 minutos en total. Los hombres quisieran que ambas etapas, los juegos previos y el coito, se prolongaran por 18 minutos cada uno; 36 minutos en total. Así que idealmente, el sexo debería durar entre 33 y 36 minutos.

Si comparamos los 18 a 21 minutos que en realidad dura el sexo contra los 33 a 36 minutos que idealmente debería durar, la diferencia es de 15 minutos. Es decir que hombres y mujeres quisieran que sus sesiones sexuales se prolongaran un 50 por ciento más de lo que en realidad duran.

Sin embargo, el sexólogo Justin Lehmiller advierte en su blog que, más que preocuparse por la cantidad de sexo y la duración del encuentro, lo más importante es poner atención a la calidad del sexo y a que la experiencia sea placentera para los participantes, sin estrés y sin reloj en mano.