Narcomenudistas y huachicoleros bañan en sangre la zona metropolitana de Puebla

Según medios locales un sujeto identificado como "El Michoacano" sería el principal responsable de la violencia

Narcomenudistas y huachicoleros bañan en sangre la zona metropolitana de Puebla
Foto: Shutterstock

El derramamiento de sangre en la capital de Puebla, en México, se debe a una lucha entre entre bandas de narcomenudistas y huachicoleros que ha dejado como saldo el hallazgo de personas ejecutadas y narcomensajes.

Así lo reveló el encargado de despacho de la Fiscalía General del Estado (FGE) Gilberto Higuera Bernal.

Y es que en el último mes, se han encontrado cuerpos de hombres y mujeres, los cuales en su mayoría llevan mensajes que las bandas criminales se mandan entre sí, sobre todo en la zona metropolitana de Puebla, así como en Texmelucan y Atlixco.

Ante ello, las autoridades señalan que de esos homicidios la hipótesis fundamental es el narcomenudeo y en menor cantidad por el tema de robo de combustible y que, ante la ola de violencia, en todos los casos ya se realizan las investigaciones para poder establecer la causa del crimen y poder ubicar a los responsables.

Según medios locales, entre los cuerpos localizados con narcomensajes presuntamente se encontró el de Ángel “N” alias “El Pelón Villegas” (algo que la FGE no ha confirmado), líder de una de las bandas más peligrosas en San Martín Texmelucan, una zona en la que abunda el narcomenudeo y que se encuentra en pugna entre los grupos de la delincuencia organizada.

Junto a los cuerpos de “El Pelón Villegas” y otras cuatro personas más, el 11 de marzo pasado, fue localizada una cartulina firmada por el Cártel Jalisco Nueva Generación, grupo con el que supuestamente la banda de “Los Villegas” estaba ligada en Texmelucan y que le permitió la entrada al ayuntamiento de Rafael Núñez Soto. Criminales señalados como responsables por la violencia en los años 2017 y 2018.

Ahora, un sujeto conocido como Abel N., alias “El Michoacano”, sospechoso del asesinato de “El Pelón Villegas”, es señalado de querer controlar la zona de Texmelucan.

Fuentes de Inteligencia del gobierno federal ya tenían identificado a “El Michoacano” como un líder menor, pero a finales de 2018 cobró fuerza pues ante la escasez del huachicol, hizo lo que otros líderes delictivos al “diversificar su mercado”, al dedicarse al robo de transporte de carga y robo de vehículos, así como al narcomenudeo.