Gobierno mexicano sigue de cerca los pasos de “El Marro”, líder huachicolero

Hay operativos en los estados de Guanajuato e Hidalgo de parte de autoridades mexicanas federales
Gobierno mexicano sigue de cerca los pasos de “El Marro”, líder huachicolero
La búsqueda de "El Marro" desató bloqueos en Guanajuato.
Foto: Agencia Reforma / PGR

Continúa la dura batalla del gobierno mexicano en contra de los huachicoleros a lo largo de todo el país, en especial contra el “Cártel de Santa Rosa de Lima”, liderado por José Antonio Yépez Ortiz alias “El Marro” uno de los hombres más buscados.

Un claro ejemplo fue lo ocurrido en Celaya municipio del estado de Guanajuato, donde autoridades locales realizaron cateos en 4 viviendas vinculadas al Cártel que comanda “El Marro”.

Tras la irrupción a dichos lugares sobre los cuales pesaban denuncias sobre robo de autos, secuestro y extorsión de integrantes del Cártel Santa Rosa de Lima, que operan en esta zona, los más de 80 agentes que participaron en la misión decomisaron al menos 4 vehículos con reporte de robo, entre ellos una camioneta utilizada para el huachicoleo.

Pero ese no fue el único golpe dado a los huachicoleros pues en el estado de Hidalgo, al centro de México, elementos de la Fiscalía General de la República (FGR) realizaron una maniobra similar en el municipio de Zempoala, donde hallaron más de 60 tambos llenos de huachicol con más de 2,100 galones (ocho mil litros) de  hidrocarburo robado. Tras esto, el inmueble quedó a resguardado, de autoridades mexicanas.

Por lo pronto, el gobierno de Andrés Manuel López Obrador anunció que como parte de su estrategia contra el huachicoleo, ya puso en operación 300 de las 571 pipas (aunque según reportes periódisticos solo están en operación 69) que su administración compró en enero pasado por 85 millones de dólares para transportar combustible para poner fin al desabasto de combustible que afectó al país a inicios de año y para así evitar las tomas clandestinas en los ductos de la empresa paraestatal Petróleos Mexicanos (Pemex).

Y es que los ductos de Pemex son objeto de los ataques de las bandas de huachicoleros que en su búsqueda de combustible y dinero fácil han bañado de sangre a México en los últimos años.