Estados Unidos permitirá las demandas por propiedades de sus ciudadanos confiscadas en Cuba

John Bolton hablará sobre la política hacia Cuba en un acto con los veteranos de la invasión a Bahía de Cochinos
Estados Unidos permitirá las demandas por propiedades de sus ciudadanos confiscadas en Cuba
Bolton prometió una postura dura ante Cuba, Nicaragua y Venezuela.
Foto: Getty Images

Ejerciendo más presión sobre Cuba, el presidente Donald Trump se dispone a endurecer la política hacia la isla al permitir demandas contra empresas extranjeras que se hayan beneficiado de compañías privadas que fueron tomadas por el gobierno cubano tras la revolución de 1959, dijo el martes un alto funcionario del gobierno.

La decisión representa un cambio en más de dos décadas de política estadounidense hacia La Habana en relación a la Ley Helms-Burton de 1996. La medida se da mientras la administración Trump continúa presionando al régimen de Nicolás Maduro en Venezuelaprincipal aliado de Cuba.

La ley de 1996 dio a los estadounidenses el derecho a demandar a empresas que lucren con propiedades confiscadas por Cuba. Pero todos los presidentes estadounidenses desde Bill Clinton han suspendido una cláusula por temor a molestar a aliados estadounidenses y complicar las relaciones con el régimen de los Castro.

El funcionario dijo que de aquí en adelante no se emitirán más salvaguardas. Habló bajo la condición de anonimato de cara al anuncio oficial.

Se prevé que el asesor de seguridad nacional, John Bolton, hable sobre la nueva política durante un discurso que dará el miércoles en Miami, donde viven miles de exiliados e inmigrantes cubanos.

Según El Nuevo Herald, se espera que entre en efecto el Título III, que permite a ciudadanos estadounidenses demandar a personas o compañías que hacen negocios en Cuba utilizando propiedades expropiadas tras la revolución de 1959, así como el Título IV de la ley por el que se puede negar visas estadounidenses a los que se beneficien de esas propiedades.

El discurso de Bolton ante la Asociación de Veteranos de la Bahía de Cochinos marcará el 58 aniversario de la fracasada invasión estadounidense a la isla en abril de 1961, para derrocar a Fidel Castro.

Por su parte, el senador republicano por Florida Rick Scott hizo un llamado a la Casa Blanca de implementar el Título III y el Título IV de la ley.

“Permitir a los ciudadanos estadounidenses demandar por propiedad robada en Cuba y negar a los ciudadanos extranjeros involucrados en el tráfico de propiedad robada la entrada a Estados Unidos, es un gran paso para cortar el suministro de dinero al régimen de Castro”, indicó Scott en un comunicado.

Mientras que el senador republicano por Florida Marco Rubio indicó por Twitter, “permitir a los ciudadanos estadounidenses demandar (al) régimen por propiedad confiscada en Cuba es lo correcto”.

El gobierno de Trump había dado señales de querer poner fin a las suspensiones. La medida se da al mismo tiempo que la Administración avanza en sanciones contra el régimen de Maduro.

Venezuela ha abastecido a Cuba de petróleo durante casi 20 años a través de un acuerdo bilateral. Un reportaje de la agencia de noticias Reuters informa que desde enero del año pasado la petrolera estatal PDVSA había suministrado a Cuba al menos 11.74 millones de barriles (unos 49,000 barriles por día) de crudo, mientras disminuye el procesamiento de petróleo en las refinerías del país.