Padres Turpin sentenciados a cadena perpetua por torturar a sus 13 hijos

Los hijos describieron que eran encadenados y enjaulados constantemente por sus padres, especialmente si no obedecían sus órdenes
Padres Turpin sentenciados a cadena perpetua por torturar a sus 13 hijos
Louise y David Turpin durante la audiencia el 20 de junio del 2018 en Riverside, California.
Foto: IRFAN KHAN/AFP/Getty Images

Este viernes finalizó el proceso judicial del caso de tortura de la familia Turpin que afectó a 13 menores de edad.

Los padres David y Louise Turpin fueron sentenciados a cadena perpetua este viernes 19 de abril por un Juez del condado de Riverside, California, por tortura y negligencia en el cuidado de sus hijos que causó severos prejuicios en el crecimiento de los menores.

En una emotiva audiencia de sentencia los progenitores, David y Louise, pidieron disculpas a sus hijos y les reiteraron su amor.

Ambos agacharon la cabeza y se limpiaron las lágrimas mientras escucharon en la audiencia testimonios de algunos de sus hijos, quienes no fueron identificados en la corte y uno de los cuales reconoció que aún sufre de pesadillas en donde ve cómo golpean y encadenan a sus hermanos.

Uno de ellos dijo durante la audiencia “no puedo describir con palabras lo que vivimos al crecer. A veces todavía tengo pesadillas de cosas que nos sucedieron“. Sin embargo, la víctima dijo que perdonaba a sus padres “Pero eso es el pasado y esto es ahora. Amo a mis padres y les he perdonado muchas de las cosas que nos hicieron”. Además expresó que ahora aprendió a montar en bicicleta y que quiere estudiar Ingeniería de Sistemas.

Una de las hijas dijo “Vi a mi padre cambiar a mi padre. Casi me cambiaron, pero me di cuenta de lo que estaba pasando”. Además dijo que la situación que vivió la hizo más fuerte y ahora se considera “una luchadora”.

El padre, David Turpin, lloró cuando intentó dar una declaración, sin embargo tuvo que ser ayudado para decir “Agradezco a Dios por mis hijos, ellos son una bendición” y agregó, “nunca pretendí lastimar a mis hijos. Pido perdón si hice algo para causarles daño”. Más adelante dijo “Amo a mis hijos y creo que ellos me aman”.

La pareja de esposos fue detenida en enero de 2018 luego de que una de sus hijas, de 17 años en ese entonces, lograra escapar del domicilio y llamar al teléfono de emergencia 911 para avisar que sus hermanas estaban “encadenadas a las camas” en el domicilio familiar, ubicado en la localidad de Perris.

Las autoridades descubrieron luego las penosas e insalubres condiciones en las que permanecían los 13 hijos, en ese momento con edades comprendidas entre los 3 y 29 años, quienes fueron atados con cuerdas y cadenas, encerrados en jaulas y algunos de ellos presentaban cuadros de desnutrición severa.

“Es el caso más horroroso que he visto en toda mi carrera como fiscal”, reconoció en febrero pasado el fiscal de Riverside, Mike Hestrin, quien explicó que aceptó la declaración de culpabilidad de la pareja para evitar que las víctimas tuvieran que declarar.

“Creo que todo sucede por una razón. La vida puede haber sido mala, pero me hizo fuerte. Luché para convertirme en la persona que soy”, dijo este viernes otra de las hijas de la pareja, que ahora asiste a la Universidad.

Con información de EFE