¿Qué es la malformación de Chiari y cómo afecta nuestro cerebro?

La malformación de Chiari puede acarrear afecciones en todo el cuerpo

La malformación de Chiari es una afección que se produce en el cerebelo, ubicado en la parte inferior del cerebro y es el encargado de controlar los movimientos musculares y otras acciones involuntarias de nuestro cuerpo.

Esta malformación se puede producir antes de nacer, a causa de una mutación genética o ausencia de vitaminas y nutrientes durante el embarazo. Esta se conoce como malformación de Chiari primaria o congénita.

Y cuando se forma durante el crecimiento del niño, se conoce como malformación de Chiari adquirida o secundaria, y se produce a causa de una lesión traumática o enfermedad que causa drenaje excesivo de líquido cefalorraquídeo.

¿Cómo afecta nuestro cerebro?

 

shutterstock_314487392
Cerebelo normal vs. cerebelo deforme by Shutterstock

El cerebelo está por encima del orificio por donde pasa la médula espinal, y cuando se sufre la malformación de Chiari, esta parte se expande hasta este orificio hasta llegar al conducto raquídeo superior.

Cuando llega al conducto, el cerebelo es atacado por una presión que descontrola sus funciones y bloquea el flujo que rodea al cerebro y se encarga de protegerlo, al igual que a la médula espinal.

El líquido cefalorraquídeo también se encarga de circular los nutrientes y los químicos que se filtran en la sangre, además de extraer los desechos alojados en el cerebro.

Cuando este líquido ve frustrada su circulación, el cerebro puede sufrir hidrocefalia: acumulación de la sustancia dentro de las cavidades del cerebro.

Y si esto sucede, el cerebro pierde comunicación con el resto del cuerpo, causando cefaleas, problemas de aprendizaje y comportamiento, dolores, debilidad y adormecimiento.

Los principales síntomas de esta enfermedad, son:

  • Dolor de cabeza y en el cuello
  • Problemas auditivos
  • Mareos
  • Vómitos
  • Tinnitus o acúfeno: zumbido en los oídos
  • Desequilibrio en el cuerpo
  • Problemas de coordinación motriz
  • Dificultad para hablar o tragar

Ahora, sabemos que existen posibilidades de que el niño sufra esta malformación por una causa ajena a la madre. Pero en otros casos, si el bebé no recibe el cuidado necesario durante la gestación, puede sufrir esta u otra enfermedad.