Liberan a latino que pasó 17 años preso por un crimen que no cometió

Lionel Rubalcava cumplía cadena perpetua por asumirse que era culpable de un homicidio
Liberan a latino que pasó 17 años preso por un crimen que no cometió
Foto: Justin Sullivan/Getty Images

El latino Lionel Rubalcava fue puesto en libertad, tras cumplir 17 años de una condena de cadena perpetua, porque fue acusado de cometer un crimen del que resultó ahora exonerado, aseguró hoy la Fiscalía del condado de Santa Clara en California.

Una portavoz de la Fiscalía, Cynthia Sumida, confirmó que Rubalcava, que tiene 40 años, recuperó la libertad horas después de que el fiscal del distrito, Jeff Rosen, retirase los cargos de los que fue imputado hace casi dos décadas.

Rubalcava fue declarado culpable de intento de homicidio y condenado a cadena perpetua por disparar desde un automóvil en 2002 a un hombre que quedó paralítico en San José, California.

El exonerado fue condenado, pese a demostrar que minutos después del ataque se encontraba en la ciudad de Hollister, a 46 millas de distancia del crimen.

Hace cinco años, abogados del Proyecto Inocencia, que se dedica a defender a condenados que cree inocentes, se hicieron cargo del caso de Rubalcava, que siempre defendió su inocencia.

“Ellos, y el hecho de que sabía que era inocente, me mantuvieron en movimiento, esperando que las pruebas en algún momento comprobaran eso”, dijo Rubalcava tras salir anoche de la cárcel al periódico local Mercury News de San José.

La abogada del Proyecto Inocencia Paige Kaneb explicó también al diario que en enero pasado presentaron una recopilación de pruebas que exoneraban a su cliente y que la Fiscalía ayudó en este proceso.

Los fiscales, además, interrogaron nuevamente a la víctima y esta dijo que no podía asegurar que Rubalcava fuese quien disparó.

Kaneb explicó al Mercury News que su cliente se convirtió en el blanco de las autoridades en el caso,  porque dos días después del tiroteo, pasó por esa calle y se detuvo a hablar con una mujer que estaba en ese lugar, y fue detenido por la policía.

Él fue colocado luego en una alineación de fotos de la policía, donde la víctima del tiroteo y su hermano escogieron su imagen como la persona que creían que estaba detrás del ataque de abril de 2002. Esto fue  suficiente para convencer finalmente a un jurado en conflicto para que condenara a Rubalcava de intento de asesinato y lo condenara a una sentencia de cadena perpetua.

Aunque no hubo pruebas físicas que lo vincularan con el crimen o relación alguna con la víctima, la Fiscalía siguió con el proceso que derivó en la condena.

Ante el tribunal que lo exoneró, el fiscal adjunto del distrito David Angel expresó su “profundo pesar” por el caso de Rubalcava y se disculpó con él y su familia en nombre de la oficina.

Rubalcava, que cumplía su cadena perpetua en la prisión estatal de Pleasant Valley, declaró tras ser liberado que sentía que le habían “robado 17 años de vida”. 

Con información de EFE