El condado de Los Ángeles planea cerrar negocios de cannabis ilegales

Supervisora Hilda Solís explicó que hay muchos dispensarios de marihuana sin permiso concentrados en vecindarios de bajos ingresos y comunidades de color
El condado de Los Ángeles planea cerrar negocios de cannabis ilegales
El condado de Los Ángeles buscará a negocios ilegales de marihuana para cerrarlos permanentemente. (Archivo)
Foto: Archivo

La junta de supervisores del condado de Los Ángeles aprobó el martes una moción de las supervisoras Hilda Solís y Janice Hahn, que lanza un nuevo plan de aplicación para cerrar todas las tiendas de cannabis sin licencia en áreas no incorporadas del condado.

Esta medida ordena a los abogados del Condado, a la oficina ejecutiva en Jefe del Condado, al departamento del Alguacil y a los departamentos de bomberos, salud pública, obras públicas, planificación regional, tesorero y recaudador de impuestos, entre otros departamentos y agencias, lanzar el Plan de Cierre Comercial de Cannabis Sin Licencia del Condado, que se basará en protocolos mejorados para cierre de los negocios ilegales, como la incautación de productos y cierre de instalaciones físicas y cierre de servicios públicos.

La supervisora Solís explicó que hay muchos dispensarios de cannabis sin licencia concentrados en vecindarios de bajos ingresos y comunidades de color.

“El Condado de Los Ángeles está comprometido a cerrar negocios ilegales de cannabis… Estos negocios no permitidos están abiertos a todas horas, comprometiendo la calidad de vida de muchos residentes respetuosos de la ley”, dijo la supervisora Solís en un comunicado.

“Antes de que se puedan implementar las regulaciones que permiten la venta de cannabis, se deben hacer cumplir las leyes existentes. Trabajaremos diligentemente para implementar un programa de cumplimiento integral que proteja a nuestras comunidades locales de los impactos negativos de estos establecimientos sin licencia, respetando la intención de los votantes de California que apoyaron la legalización del cannabis”, aseveró.

En 2016, el 57% de los votantes en todo el estado de California aprobó la Proposición 64, que estableció un sistema en el cual el estado autoriza a las empresas de cannabis, solo después de que una empresa reciba un permiso de la ciudad o el condado en el que planea operar.

No obstante, la apertura de un sinnúmero de negocios no cuenta con una licencia afectando a las comunidades locales, obligando a los residentes y negocios cercanos a lidiar con malos olores, basura y problemas de estacionamiento.

Estas empresas ilegales de cannabis a menudo venden productos no aprobados que pueden contener pesticidas dañinos que podrían dañar a los consumidores, según información del condado.

“Las comunidades no incorporadas se han sentido frustradas por el tiempo que le ha llevado al Condado cerrar los negocios ilegales de cannabis que operan en sus vecindarios”, explicó la supervisora ​​Janice Hahn. “Hoy estamos trazando un nuevo camino y permitiendo que nuestros departamentos trabajen de forma creativa para usar cada herramienta a su disposición para cerrar dispensarios ilegales de forma rápida y permanente”.

La moción también autoriza al Departamento de Asuntos del Consumidor y Negocios (DCBA) a preparar una campaña de divulgación educativa para promover este plan de cierre.

La moción de la Junta también dirige a los abogados del Condado, junto con el director ejecutivo y la DCBA, para evaluar la disponibilidad de fondos para el plan de cierre a partir de las sanciones civiles pagadas al Condado según la Ley de Prácticas Comerciales Injustas de California.