“El gobierno no quiere soltar el dinero para el Programa 3×1”

Clubes de migrantes mexicanos se movilizan ante inminente desaparición
“El gobierno no quiere soltar el dinero para el Programa 3×1”
Migrantes
Foto: Archivo

MEXICO.- El simbólico programa 3 x1 que apoya el desarrollo de las comunidades de mexicanos emigrados está en peligro. Otra vez. A finales de año estuvo a punto de desaparecer, cuando la nueva administración encabezada por el presidente Andrés Manuel López Obrador, recortó el presupuesto: de 517 millones de pesos que recibió en 2018 y lo dejó en nueve millones.

“De facto era la desaparición”, resume Guadalupe Gómez, directivo de la Federación de Clubes Zacatecanos del Sur de California, quien lanzó una nueva alerta. “A finales de año nos movilizamos y fuimos a México a la Cámara de Diputados y se logró un aumento de poco más de 200 millones de pesos, pero ahora hay nuevas trabas y parece que no lo quieren”.

Las trabas se resumen a dos temas principales: primero, el Gobierno no suelta el dinero que debí dar desde enero y, el segundo, que las reglas de operación están cambiando y, por tanto, los planes técnicos no son viables.

“Antes, a estas alturas del año, los proyectos que proponíamos las organizaciones ya iban muy avanzados, sino es que concluidos”, advierte Gómez, quien ha sido uno de los migrantes más activos en la historia del programa que se remonta a los años 70 con los primeros apoyos por parte de los municipios.

Luego pasó a ser un programa estatal en Zacatecas hasta que el presidente Vicente Fox (2000- 2006) aceptó hacerlo Federal y surgió con el nombre de 3×1 porque por cada peso que pone un migrante, el estado y la federación pone otro tanto.

Desde entonces el programa ha tenido altibajos debido a algunos señalamientos de corrupción, principalmente por parte de presidentes municipales, aunque también han sido señaladas algunas organizaciones por “inflar” los presupuestos de obras para quedarse con el sobrante.

“Es verdad que el 3×1 necesita una revisión profunda para que sea más transparente y sea pública cada etapa de las obras”, reconoce Gómez. “Pero desaparecerlo es un golpe a los migrantes que creímos en López Obrador: nosotros pensábamos que el programa se iba a revolucionar al 4 x 1, 30% el gobierno federal, 20% los migrantes y 25% el estado y el otro el municipio”.

En cambio, además del recorte de más del 50%, ahora se está condicionando a proyectos de infraestructura (ya no se les permite financiar ni becas, ni pequeños negocios conocidos como proyectos productivos); además, hay rumores y desinformación.

Se dice, por ejemplo, que la Cuarta Transformación quiere quitar de en medio a los clubes de oriundos con sede en Estados Unidos y sus grupos espejo, tal y  como ha hecho con todas las organizaciones civiles en México. También se dice que habrá nuevas reglas sin tomar en cuenta a los migrantes. O que sólo se permitirá en comunidades indígenas o de muy alta marginación.

Este diario intentó hablar con el director del programa, Edgar Lomelí, a través de su enlace de comunicación social, Cihuatl Zúñiga, pero hasta el momento no se ha tenido respuesta para una entrevista

Miguel Angel Pérez, presidente de la Confederación de Federaciones Mexicanas (Cofem) lamentó que el actual gobierno retenga los recursos que ya están afectando a algunas organizaciones de Sinaloa, Michoacán y Colima. “Tanto dinero que enviamos desde aquí, son 6,000 millones de dólares que enviamos y debería etiquetarse una parte de esos impuestos al desarrollo de los pueblos expulsores por falta de oportunidades”.