Dolores Huerta: ‘Es un trabajo duro y merecen un salario justo’

La líder sindical se une a la comunidad para exigir mejoras hacia los trabajadores del cuidado de la salud
Dolores Huerta: ‘Es un trabajo duro y merecen un salario justo’
La líder Dolores Huerta también asistió a la protesta.
Foto: Alejandro Cano. / La Opinión

Hastiados de negociaciones inconcretas y de —según aseguran— ser ignorados, cientos de personas de la tercera edad; así como discapacitados junto a sus cuidadores y activistas irrumpieron esta semana en el edificio de gobierno del condado de San Bernardino para presionar a la Junta de Supervisores a que apruebe un contrato justo para los trabajadores de cuidado de salud.

Expuestos al arresto, un grupo de la comunidad se postró en el suelo del edificio mientras los cientos de manifestantes coreaban cánticos de protesta con tal energía que la Junta tuvo que detener la reunión presupuestaria en varias ocasiones.

“Estoy harto, el condado nos ha dado cero dólares [de incremento] en los últimos años”, dijo Enrique Camacho, quien cuida de sus hijos que tienen autismo y es miembro del comité de negociación que se reúne regularmente con los representantes del condado.

“Si esta fuerza laboral no tiene un salario digno, cada vez menos personas querrán hacer este trabajo.

Me preocupa porque ¿quién va a querer cuidar de mis hijos cuando yo no esté?”.

El acto desafiante mantuvo dentro del edificio y por casi una hora al personal del condado, a representantes de agencias no lucrativas y a personas de la comunidad, ya que los manifestantes bloquearon las salidas de una sala donde se televisa la reunión.

En el exterior, decenas de manifestantes bloquearon las salidas laterales en un acto de desobediencia civil generado por la falta de un contrato que les otorgue un aumento salarial.

Al percatarse que las autoridades no ejecutarían arresto alguno, los líderes del Sindicato Internacional de Empleados de Servicio (SEIU) decidieron dar por concluida la protesta.

“Regresaremos”, prometieron los manifestantes al retirarse y bloquearon por un momento las calles aledañas.

Entre el grupo, también se encontraba la líder sindical Dolores Huerta quien, en entrevista para La Opinión, dijo que el condado de San Bernardino debería demostrar respeto hacia los trabajadores que todos los días “salvan vidas”.

“Es un trabajo difícil, es duro y merecen un salario justo. Me gustaría ver a los miembros de la Junta hacer su trabajo para que vean que no es fácil. Es un trabajo digno y merecen respeto”, agregó.

Representantes del condado indicaron que se han reunido en 11 ocasiones para negociar con el sindicato. / foto: Alejandro Cano.

Se exige una mejor administración de fondos

Según SEIU, actualmente los proveedores de servicios de asistencia domiciliaria del condado de San Bernardino ganan el salario mínimo, reciben pocos o nulos beneficios y algunos dependen de la asistencia federal para alimentar a sus familias.

“No se puede vivir con el salario mínimo. Estas familias necesitan el apoyo de las autoridades. El dinero está ahí, es solo cuestión de que sepan administrarlo en beneficio de sus constituyentes”, comentó

María Xiquin, directora regional de SEIU en Fresno, quien viajó a la región acompañada de 60 manifestantes.

Indica también que una situación similar existe en su área, donde radican alrededor de 17,000 trabajadores que cuidan todos los días a 18,000 personas discapacitadas.

“Necesitamos que los supervisores tanto de Fresno como aquí en San Bernardino escuchen a la gente y destinen mejores fondos para que estos trabajadores no tengan que decidir en poner comida en la mesa o comprar medicina”, añadió Xiquin.

Según SEIU, en el condado de San Bernardino viven cerca de 30,651 personas de la tercera edad y personas con discapacidad que dependen de un cuidador del programa IHSS para vivir lo más independiente posible.

Estos trabajadores apoyan con la administración de medicamentos, el transporte a las citas médicas, la preparación de comidas, el aseo personal, y el baño. Además, cuidan a gente con discapacidades y otras enfermedades y condiciones, tales el síndrome de Down, esclerosis múltiple y autismo, entre otros.

“La comunidad ya está harta de la falta de liderazgo de las autoridades y de la falta de respeto hacia los trabajadores y las familias. La Junta le está dando la espalda a estas familias y a la fuerza laboral.

Necesitamos que el liderazgo de nuestro condado se intensifique y represente las necesidades de sus electores”, dijo Sergio Donis, director regional de SEIU 2015.

Los manifestantes dijeron que seguirán luchando por mejoras. / foto: Alejandro Cano.

En respuesta

David Wert, portavoz del Condado, dijo a La Opinión que la Junta entiende el trabajo que estas personas realizan, que merecen dignidad y tienen el respeto de los Supervisores.

Agregó que el condado está “comprometido a continuar las negociaciones con el Sindicato de buena fe para alcanzar un acuerdo que sea justo para los cuidadores y los contribuyentes”.

“El Condado ha hecho una oferta salarial muy razonable de $17 millones de dólares al Sindicato, lo que haría que los cuidadores en el condado de San Bernardino se encuentren entre los mejores pagados del estado. Ellos ganarían más que cuidadores en los condados de Riverside y Orange”, dijo Wert.

“El Condado también ha propuesto un aumento del 50% en sus contribuciones a la cobertura de salud, lo que haría que la cobertura estuviera más disponible y fuera del alcance de más cuidadores”.

Las conversaciones con el sindicato han sido productivas y se están moviendo a un ritmo razonable, con cuatro acuerdos tentativos alcanzados en las últimas dos sesiones de negociación y el progreso realizado en el tema de seguro de salud, agregó.

“El Condado y SEIU 2015 han tenido 11 sesiones de negociación, lo que no es mucho en términos de conversaciones laborales, con reuniones que se realizan aproximadamente una vez al mes”.

Mientras tanto, los manifestantes prometieron continuar en la lucha hasta que obtengan el aumento salarial deseado y los beneficios de salud justos.

“La acción de hoy [lunes]debe enviar un mensaje a todos los condados de California de que si no hay justicia para los adultos mayores y las personas con discapacidades que necesitan un cuidador para sobrevivir, entonces no habrá paz”, aseveró Kim Evon, vicepresidente Ejecutivo de SEIU 2015.

“En nuestro estado, la demanda de atención crece y dar la espalda a esta realidad no es una opción… Necesitamos soluciones audaces de todos los funcionarios electos. Volveremos tantas veces como sea necesario”.