Los nuevos tocadores de Ikea están diseñados para reducir las lesiones y muertes por volcadura

Los nuevos tocadores de Ikea están diseñados para reducir las lesiones y muertes por volcadura

Después de muchas lesiones y muertes causadas por los tocadores que les cayeron encima a niños, Ikea está introduciendo nuevos productos diseñados para reducir los incidentes de vuelco. La nueva línea, llamada Glesvar, estará disponible en tiendas en los Estados Unidos y el Reino Unido a partir de diciembre de 2019.

Los muebles incorporan 3 diseños nuevos para proteger contra las caídas. Uno tiene cajones entrelazados que impiden que se abran varios cajones al mismo tiempo, lo que aumenta la estabilidad. Los otros dos requieren anclar los muebles a una pared antes de que funcionen. Solo la primera variedad estará disponible en los Estados Unidos en el futuro previsible, dice Ikea.

En los últimos años, Ikea ha sido criticada por vender muebles inestables relacionados con la muerte de al menos 10 niños. Si bien la compañía ha retirado del mercado 17.3 millones de cómodas, un modelo vinculado a una muerte, un tocador Hemnes de 8 cajones, todavía está en el mercado. De acuerdo con la Consumer Product Safety Commission (Comisión de seguridad de productos), aproximadamente cada 20 minutos, alguien en Estados Unidos se lesiona o muere cuando un mueble, un televisor o un aparato se le cae encima.

Ikea dice que está comprometida con la seguridad del producto. “Si nuestra visión es crear una vida cotidiana mejor para las personas, debemos hacer que su vida cotidiana sea más segura”, dijo a Bravo Vladimir Brajkovic, jefe de ingeniería de productos en Ikea.

Los defensores de la seguridad del consumidor son optimistas pero cautelosos. “Este es un movimiento en la dirección correcta, pero estamos instando a Ikea a que extienda este tipo de pensamiento a toda su línea de productos y que otros fabricantes diseñen todas las cómodas para que sean resistentes a las caídas, no solo a modelos específicos”, dice Nancy Cowles, directora ejecutiva de Kids in Danger, que ha abogado para que haya tocadores más seguros.

Crystal Ellis, cuyo hijo de 2 años de edad llamado Camden, murió por un tocador de Ikea en 2014 y que es miembro fundador de Parents Against Tip-Overs, dice que la nueva línea de productos de Ikea es un recordatorio de los riesgos que plantean los avisos. “Después de todas las muertes y lesiones causadas por vestidores defectuosamente diseñados que se voltean fácilmente”, dice, “creemos que esto es un reconocimiento de Ikea de este riesgo significativo para la salud de los niños pequeños y otros consumidores”.

James Dickerson, Ph.D., director científico de CR, indica que los cajones entrelazados son un enfoque prometedor (ve el video a continuación, proporcionado por Ikea) pero le preocupa que la gente intente evitar el mecanismo. Y se está reservando el juicio final hasta que los vestidores estén disponibles en diciembre y CR pueda inspeccionarlos.

Dickerson está especialmente preocupado por los otros nuevos diseños que requieren que el tocador esté anclado a una pared para que funcione. En uno de los diseños, los cajones funcionan solo después de que los muebles se fijen a la pared. El otro diseño tiene solo dos patas, en la parte delantera, que requiere que la parte posterior del mueble se monte en una pared, de acuerdo con Ikea (ve la imagen en la parte superior de la página).

“La gente compra muebles esperando que sean resistentes y que no se vuelquen”, dice Dickerson. “La solución es construir muebles más robustos, no imponer una carga adicional para la seguridad de los consumidores al exigirles que los anclen a la pared”. CR continúa recomendando que los consumidores sujeten las cómodas a la pared mientras reconocen que los anclajes de los muebles no son una solución fácil para muchas personas.

Bajo el estándar voluntario actual de la industria, los tocadores se prueban colocando un peso de 50 libras en un cajón abierto, mientras que los otros están cerrados para ver si se mantendrán en posición vertical. CR ha instado a la industria del mueble a que haga una prueba más rigurosa al aumentar el peso de prueba a por lo menos 60 libras.

Ikea ha resistido los estándares más rigurosos, pero Brajkovic le dijo a CR que la compañía ahora apoya la prueba de 60 libras. (Anteriormente CR sometió a pruebas 3 tocadores de Ikea que se venden en el mercado, y dos de ellos pasaron las pruebas más rigurosas de 60 libras).

A principios de este mes, la representante Jan Schakowsky (D-Ill.) introdujo legislación que exigiría un estándar aún más estricto y obligatorio para las cómodas. Llamada la Ley Stop Tip-overs of Unstable, Risky Dressers on Youth, STURDY (Alto a los tocadores inestables y peligrosos para los niños), la ley exigiría que todos los fabricantes sometan a prueba sus tocadores a este umbral más alto antes de llevarlos al mercado. CR apoya firmemente la legislación.

“Todos deberíamos estar trabajando en crear productos que se resistan a volcarse” dice William Wallace, gerente de políticas de la seguridad del hogar en CR.

“Creemos que el mercado puede llegar allí. Pensamos que debería llegar allí. Y creemos que debería suceder ahora mismo”.

Inscríbete para recibir Lo último – nuestro boletín mensual. Recibe contenido nuevo entregado directamente a tu correo electrónico.

Consumer Reports is an independent, nonprofit organization that works side by side with consumers to create a fairer, safer, and healthier world. CR does not endorse products or services, and does not accept advertising. Copyright © 2019, Consumer Reports, Inc.