Estados Unidos reconoce avances migratorios en México

Se reunieron el canciller mexicano Marcelo Ebrad y el secretario de Estado de EEUU, Mike Pompeo

Marcelo Ebrard y Mike Pompeo
Marcelo Ebrard y Mike Pompeo
Foto: EFE

MÉXICO –  El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, reconoció a México los avances “significativos” en la estrategia migratoria en su frontera sur al reunirse el domingo con su homólogo mexicano, Marcelo Ebrard, un día antes que se cumpla el plazo de 45 días fijado en su acuerdo migratorio del pasado 7 de junio.

El diálogo entre Ebrard y Pompeo, celebrado en Ciudad de México, “se llevó a cabo de manera cordial y derivó en resultados positivos para ambos países”, destacó en un boletín la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) mexicana.

En virtud de estos avances, Ebrard señaló que México “no considera necesario iniciar ningún tipo de negociación con respecto a un eventual acuerdo de tercer país seguro de México y Estados Unidos”, señaló la Cancillería.

Tras la reunión con Ebrard, Pompeo dio por terminada su visita a México, dentro de una gira esta semana por varios países de la región.

Además de los temas de migración, Ebrard abordó con Pompeo aspectos comerciales, como los aranceles al tomate mexicano impuestos en mayo pasado, y el trasiego de armas de Estados Unidos a México, que se considera vinculado a la inseguridad.

En materia migratoria, el secretario “Pompeo reconoció los significativos avances de los operativos mexicanos, en cumplimiento con el acuerdo entre ambos países alcanzado el 7 de junio en Washington”, expresó la Cancillería en su comunicado.

En este acuerdo migratorio México se comprometió con Estados Unidos a tomar medidas de control de la migración a lo largo de su frontera sur a cambio de que no se le impusieran medidas arancelarias a sus productos.

El canciller mexicano precisó en la reunión con Pompeo que México continuará con “la estrategia migratoria para garantizar flujos ordenados, seguros y regulares”.

Preocupación por aranceles al tomate

En materia comercial, Ebrard le expresó al secretario de Estados estadounidense la preocupación del Gobierno de México con respecto a los aranceles impuestos al tomate mexicano que afectan negativamente a más de un millón de empleos en este país.

En mayo pasado, Estados Unidos anunció un arancel del 17.5 % a las importaciones de tomate mexicano, que según expertos implicará un costo anual por arriba de los $350 millones de dólares, ya que México exporta alrededor de $2,000 millones de dólares de este producto.

Ebrard también le solicitó al secretario Pompeo reinstalar el programa que brindaba apoyo a los ciudadanos mexicanos repatriados de Estados Unidos y que fue suspendido en 2018 antes de agradecerle la visita y celebrar la “excelente comunicación” entre sus oficinas.