Huía de su maltratador. Ahora tiene que volver a su país harta de las políticas de Trump

Cristina Mejía y su familia dejan Tijuana pero ella no desiste en su intento de escapar del infierno machista que vivió en su lugar de origen y guarda un as bajo la manga
Huía de su maltratador. Ahora tiene que volver a su país harta de las políticas de Trump
Cada vez más familias abandonan su intento de llegar a Estados Unidos.
Foto: Efe / Getty

Cristina Mejía lleva cuatro meses esperando en Tijuana (México) una cita con las autoridades estadounidenses para solicitar el asilo para ella y sus cuatro hijos. Mejía, de 38 años, llegó a esta ciudad fronteriza de Baja California huyendo de la violencia de su último marido. Ahora se ve obligada a volver a la tierra donde aún vive su maltratador.

“Él me quitó la tranquilidad, no tenía paz en ningún lugar”, dice Cristina a Univision. Tras un ataque con machete, su agresor le dejó una gran cicatriz y una parálisis parcial en el lado izquierdo de su rostro.

“Él no sabe que vamos de regreso”, dijo Cristina al citado medio. “Una noche mi hija empezó a llorar y dijo: Mami, no quiero estar aquí, vamos a regresarnos“. La petición de la niña fue determinante para decidir poner rumbo de vuelta a Guatemala, de donde es la familia.

En Tijuana, la familia tenía el número 3,007 en la lista de espera. En el momento de irse aún tenían por delante a otras 240 familias. Cristina calculaba que en noviembre podrían asistir a la primera entrevista con la Patrulla Fronteriza, pero se cansaron de esperar y de las políticas amenazantes del gobierno de Donald Trump.

Los dos hijos mayores quieren quedarse en Tijuana e intentar vivir en Estados Unidos. Tanto Jeremías Rivera Mejía, de 15 años, como Diana Cruz Mejía, de 13, respetan la decisión de su madre y creen también que regresar con su familia es “algo bonito”.

Según dijeron a Univision los encargados de los refugios de migrantes del lugar, cada vez más personas quieren volverse a su país. Una de las razones principales son las largas listas de espera.

Cristina Mejía y su familia dejan México pero ella no desiste en su intento de escapar del infierno que vivió en su país y guarda un as bajo la manga: regresará sola a Tijuana para que sus hijos no tengan que volver a enfrentarse a las duras condiciones. “No quiero robarles la infancia […] ni que tengan que su frir”, indicó la mujer.


Vender Puerto Rico, la broma de Trump en su afán por comprar gran isla de país europeo

Trump prueba un misil ‘prohibido’ mientras Rusia oculta pruebas de un terrible incidente atómico

Stephen Miller, el hombre de Trump obsesionado con deportar inmigrantes