Padres inmigrantes no somos conejillos de Indias

Padres inmigrantes no somos conejillos de Indias
Foto: Aurelia Ventura / Impremedia/La Opinión

Estas últimas semanas me horrorizo ver reportes en las noticias, de niños pequeños llorando porque desaparecieron sus madres y padres. Agentes de inmigración federal en Mississippi condujeron arrestos masivos de residentes indocumentados que arrebataron de sus familias y sus comunidades. Imaginen ahora esta triste situación en Los Ángeles de una manera aun peor: Agentes federales usando las listas de votantes pagadas con fondos de nuestros impuestos para atacar a personas identificadas como padres y abuelos no documentados.

Esta horrible escena podría actualmente ocurrir si los promotores de las escuelas charters logran sus propósitos. Ellos están apoyando esta situación para gastar miles de dólares de fondos públicos para reclutar personas indocumentadas para que se registren para votar en las elecciones escolares. Pero no hay manera para proteger las listas de votantes indocumentados como privadas. Serán vistas por el gobierno federal, incluyendo los agentes de inmigración.

Cada uno de nosotros deberíamos apoyar el sufragio universal, aun así, la ley federal no mantiene las listas de votantes confidenciales. Hasta que lo haga, los estados y localidades deberían proteger a sus residents, no hacerles destacar y ponerlos en peligro.

Padres y abuelos con estudiantes en las escuelas tenemos ya suficientes preocupaciones para manejar nuestras vidas. Lo último que necesitamos es tener que cuidarnos y estar al pendiente de los agentes de inmigración, dia y noche. El miedo de alguien tocando en nuestra puerta se intensifica si nosotros o alguien muy cercano a nosotros es indocumentado y se registra para votar; o peor, firma sin saber o por error una forma regular para votar, la cual requiere estado legal como ciudadano. Me refiero a mi propio hogar como inmigrante cuando digo que la propuesta de las escuelas charter es peligrosa. Padres y abuelos emigrantes no somos ni podemos aceptar ser “conejillos de indias” y jamás debemos ser tratados como tal.

San Francisco gasto mas de $300,000.00 en este plan, solo para darse cuenta de que las listas podrían convertirse en ayuda para ICE. Y cuántos votantes fueron registrados actualmente? Un poco más de 40, solamente. Algunos en San Francisco ahora están dispuestos a gastar hasta $500,000.00 más cada año solo para informar a residentes indocumentados acerca del grave problema que pueden enfrentar si firman el registro. Qué fracaso tan grave! Aquí en L.A. nosotros no podemos encontrar el dinero para enfermeras de tiempo completo en las escuelas, o para cerrar el círculo en la diferencia de fondos para inversiones en el aprender de los estudiantes a los mismos niveles de otras ciudades mayores de nuestro país. Pero nosotros estamos supuestamente listos para gastar grandes sumas de dineros en crear una lista que podría actualmente dar más poder a las agencias de deportaciones?

A principios de julio, leí en un periódico local un reporte acerca de los “planes de batalla” de los promotores de las escuelas charter para “recuperar” las posiciones perdidas en la Mesa Directiva Escolar. Estos planes, detallados en un memorandum secreto, fue expuesto gracias a una petición legal de exposición pública de documentos. Los objetivos políticos de las escuelas charter incluye la trampa de registrar votantes indocumentados en Los Ángeles. Cuando se les enfrentó acerca de estos planes, varios promotores de las escuelas charter dijeron que “nunca endorsaron o trabajaron” en esa agenda política. Es decir, nada que ver aquí.

Ahora, justo apenas un mes más tarde, y su propuesta de registrar votantes indocumentados está lista para ser presentada de nuevo a la Mesa Directiva de LAUSD. Qué casualidad que dijeron que no era cierto que estaban trabajando en esto. No podemos ignorar los problemas en San Francisco y seguir adelante presionando sin plan para proteger a las personas indocumentadas, sin importar que tan peligroso sea. Ésta es la clase de ignorancia que enciende las burlas de nuestra ciudad. Nuestras escuelas públicas merecen lo mejor, al igual que nuestros estudiantes, todos ellos, incluyendo indocumentados o que tienen padres o abuelos indocumentados.

Ningun padre o abuelo debería ser objeto a experimentos con su seguridad. Ninguna persona con el deseo de participar debería ser traicionada, mucho menos por el propio gobierno. Los promotores de las escuelas charter no deberían tratar a Angelenos vulnerables como “conejillos de indias.” La Mesa Educativa de LAUSD debería tener buen sentido común para prevenir esto y usar los fondos financieros de mejor manera.

**
Linda Pérez, madre y abuela de estudiantes de las escuelas públicas de Los Ángeles, es inmigrante y ex-presidente de su unión local de los empleados clasificados del distrito escolar.