Este es el lugar en donde frecuentemente los hombres cometen una infidelidad

Varios estudios concluyen que este sitio es el propicio para que un caballero caiga en la tentación de otra mujer que no sea su pareja
Este es el lugar en donde frecuentemente los hombres cometen una infidelidad
Si te engañan, seguramente no será en una noche de fiesta con sus amigos.
Foto: Shutterstock

Si eres una novia celosa o posesiva, de esas a las que les molesta que sus parejas salgan con sus amigos a una noche de copas o de mera diversión porque sientes que tu novio pueda caer en la tentación con otra mujer y cometa una infidelidad, lamentamos decirte que estás en un completo error, ya hay otro lugar o momento que suele ser el más común o “peligroso” para que te pongan los cuernos.

Según una encuesta realizada por Ashley Madison, el portal de citas por excelencia para quienes buscan una aventura amorosa, la mayoría de los caballeros que participaron en esta aceptaron que, por lo menos una vez, han cometido una infidelidad ¡en el gimnasio!

Así como lo lees. Si te fascinaba que tu chico fuera atlético, que se preocupara por su físico y por tener un buen cuerpo, puede que esto cambie por completo tu percepción, ya que para ellos les es más sencillo tener una “canita al aire” en el gym pues creen que no levantan sospechas, pues pueden no contestar el celular “porque estaban haciendo pesas” (cuando en realidad estaban en una situación comprometedora con otra chica), y sobre todo porque llegan bañados a su casa y con otra ropa, con lo cual las sospechas de que han sido infieles son prácticamente inexistentes.

Este resultado es reforzado por los resultados obtenidos en un estudio practicado por Mayo Clinic, el cual indica que cuando se hace deporte, el cerebro suelta endorfinas, las cuales producen sensación de bienestar y además, aumentan la libido. Con ellas, el cuerpo se relaja y el estrés se reduce de forma considerable.

La liberación de estas hormonas, además de generar placer, permiten también que te sientas mejor y de buen humor, lo que incrementa el deseo sexual; además, las personas tienen una autoestima más alta y por ende, pueden llegar a sentirse deseadas, lo cual les llevará a tener más y mejor sexo.