Dorian: por qué la trayectoria del huracán que amenaza Florida resulta particularmente impredecible

El mismo Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos, una de las máximas autoridades a nivel mundial en el tema, ha estado reconociendo "la incertidumbre en el pronóstico de la trayectoria" de Dorian desde hace días
Dorian: por qué la trayectoria del huracán que amenaza Florida resulta particularmente impredecible
El huracán Dorian se ha intensificado y ya comienza a ser visible un "ojo".
Foto: NOAA

Entre junio y noviembre, los que se dedican a seguir los huracanes en el Atlántico no dejan de pasar malos ratos. Y Dorian se ha vuelto un dolor de cabeza.

Aunque los pronósticos del tiempo -y las tecnologías y métodos que lo permiten- se hacen más confiables casi cada año, las condiciones ambientales son tan volubles que lo que en un momento fue una clara certeza para los meteorólogos en unas horas se vuelve un fiasco.

Así, muchas veces, las predicciones que llevan incluso a los gobiernos y a muchas personas a tomar medidas terminan en sol y buen tiempo.

Y con Dorian, que amenaza con golpear Florida como una poderosa tormenta categoría 4 en la escala Saffir-Simpson (de un máximo de 5), hacer predicciones se ha vuelto un reto particularmente complicado.

Hasta la tarde del martes, por ejemplo, todo indicaba que la entonces tormenta tropical cruzaría en diagonal la isla de Puerto Rico y afectaría la costa noreste de República Dominicana.

Ambos países decretaron estado de emergencia y esperaban lo peor…

Finalmente, Dorian pasó al noreste de las islas. Solo dejó lluvias en Puerto Rico, aunque una persona murió mientras acondicionaba el techo de su casa para la tormenta.

supermercado
Reuters
Muchos supermercados quedaron desabastecidos ante la cercanía de la tormenta en Puerto Rico.

Ahora, que el huracán se dirige a Florida, la falta de consenso sobre por qué parte de la península tocará tierra -si finalmente lo hace- o cuál será su intensidad en los próximos días vuelve a ser el pan cotidiano de los científicos.

El mismo Centro Nacional de Huracanes de EE.UU. (CNH), una de las máximas autoridades a nivel mundial en el tema, ha reconocido “la incertidumbre en el pronóstico de la trayectoria” de Dorian desde hace días.

“Debido a la amplia gama de soluciones modelo, el pronóstico de intensidad sigue siendo de baja confianza. Cabe señalar que los ciclones tropicales compactos como Dorian a menudo son difíciles de predecir”, admitió el CNH esta semana.

huracan
Weathermodels.com
Los diferentes modelos de pronóstico no se ponen de acuerdo en cuál será la trayectoria de Dorian.

Desde hace días, el cono de incertidumbre (la previsión de por dónde podría entrar) abarca toda la península, que tiene un largo de unos 800 kilómetros.

Esto facilita que los meteorólogos no fallen en sus predicciones generales, pero dificulta la toma de decisiones y genera también desconcierto en la población sobre si deben evacuarse o tomar precauciones para evitar los riesgos del ciclón.

Pero ¿por qué es tan difícil para los científicos predecir el rumbo de huracanes como Dorian?

Un ciclón pequeño

Primero, por su tamaño.

Como ya advertía el CNH, una de las razones fundamentales detrás de la vacilación en los pronósticos es la estructura de Dorian.

En un inicio, cuando se formó, la tormenta pasó días de gran desorganización y debilidad a medida que las capas de polvo de Sahara en el Caribe frenaron su desarrollo.

Y aunque al girar más hacia el norte comenzó a ganar en intensidad, continúa siendo un huracán relativamente pequeño.

El tamaño de los huracanes suele medirse por el diámetro que abarcan sus vientos huracanados, que, el en caso de Dorian es de apenas 35 km, según el reporte de las 15:00