Avanza proyecto de ley que exigiría a Lyft y Uber tratar a sus conductores como empleados en California

El proyecto de ley AB-5 que modificaría las prácticas de empleo para contratistas independientes
Avanza proyecto de ley que exigiría a Lyft y Uber tratar a sus conductores como empleados en California
Cientos de conductores de Uber y Lyft han protestado por mejores condiciones laborales.
Foto: Aurelia Ventura / Impremedia/La Opinión

El Senado de California aprobó este martes un proyecto de ley que exigiría a empresas de viajes compartidos como Lyft y Uber tratar a sus conductores como empleados lo cual significaría un cambio sustancial en la industria de viajes compartidos.

El proyecto de Ley AB-5 fue aprobado con 29 votos a favor y 11 en contra en el Senado de California, y ahora debe regresar a la Asamblea Estatal para buscar una aprobación final. El gobernador de California, Gavin Newsom, ha manifestado que apoya la medida en medio de fuertes oposiciones por parte del partido Republicano y grupos que aseguran que las condiciones actuales favorece los intereses económicos de los conductores.

El AB-5, también conocida como la “Ley Gig”, que hace referencia las empresas emergentes de base tecnológica que operan con aplicaciones (apps), modificaría las prácticas de empleo en el Estado Dorado como el salario mínimo, el pago por trabajo de extra tiempo, los beneficios y compensaciones, así como seguro de desempleo y días de enfermedad pagados.

De ser aprobada en la Asamblea, y firmada por el gobernador, el AB-5 entraría en vigor el primero de enero del 2020. Otros estados como Nueva York, Oregon y Washington podrían impulsar medidas similares donde ya se han presentado proyectos de ley semejantes pero que se han visto estancados. La ciudad de Nueva York aprobó el año pasado un salario mínimo para los conductores, pero no los calificó como empleados.

Por su parte, el gerente de Uber, Dara Khosrowshahi, y los cofundadores de Lyft, Logan Green and John Zimmer, escribieron en una columna de opinión en SF Chronicle que la lay “pondría un gran riesgo” a sus compañías, y que tratar a los conductores como empleados limita su flexibilidad y las posibilidades que muchos tienen de este trabajo como una segunda entrada económica.

Además, la AB-5 sienta un precedente en el modo como empleadores se relacionarían con sus trabajadores, y podría influenciar cómo los estados regulan otras grandes empresas como Amazon Flex, Wonolo, Care.com o Bellhops que operan a través de aplicaciones.

En California más de un millón de personas se verían impactadas por este proyecto de ley ya que éstas trabajan con modelos de trabajo por prestación de servicios, subcontratación y por uso de franquicias, sin embargo aún no es claro si esta medida aplicaría sólo para empresas de base tecnológica o si se ampliaría a otras industrias.


Algunos conductores de Uber y Lyft buscan flexibilidad e independencia

Estos religiosos ayudaban a personas desamparadas, pero en realidad abusaban de ellas. Ahora están detenidos

Trump presiona para erradicar campamentos de desamparados en California y evalúa enviarlos a instalaciones del gobierno