La política ambiental debe reflejar a toda California

Los legisladores de California deben hacer hacer lo mejor que puedan para hallar soluciones de sentido común y común acuerdo, a la hora de crear nuevas políticas ambientales
La política ambiental debe reflejar a toda California
12/22/16/ LOS ANGELES/ City officials launch its 2016 Christmas Tree Recycling Program, during a press conference at the North Central District Yard in Los Angeles, which provides a variety of options for easy Christmas tree disposal. City officials highlighted alternatives and provided important fire safety tips.Ê Last year, nearly 100,000 trees were recycled and turned into mulch for use on public landscaping and gardens. City officials demonstrated a three-step process to recycle Christmas trees. LA Sanitation collection trucks demonstrated curbside and green-bin pickup of Christmas tree. (Photo Aurelia Ventura/ La Opinion)
Foto: Aurelia Ventura / Impremedia/La Opinion

No hay que mirar muy lejos para cerciorarse de que no todos viven el sueño californiano. En las dos últimas décadas, nuestro estado ha experimentado un fuerte aumento tanto en la desigualdad de ingresos como en las luchas en torno a temas de medio ambiente para los cuales no existen las soluciones fáciles.

California, con su cultura de innovación California ha liderado el camino en la búsqueda de estas soluciones. Los legisladores que insistieron en implementar políticas ambientales históricas lograron que sus acciones lleven a que el aire, el agua y el suelo de California son más limpios. Al mismo tiempo, han cambiado la forma en que vivimos y nos relacionamos con otras comunidades.

Sin embargo, estos cambios legislativos han tenido consecuencias no deseadas y a un algo precio.

Por ejemplo, las propuestas de ley estatal SB 54 y AB 1080 prohibirán el embalaje de materiales no reciclables o de materias compostables para el año 2030, a fin de reducir en un 75% los residuos generados por productos plásticos desechables. Es difícil arguir contra esta propuesta, ya que la mayor parte de los californianos quieren proteger el medio ambiente. Sin embargo, se requiere estudios adicionales para establecer cómo se implementarán estas propuestas de ley en la práctica. Las familias latinas deben saber cuál será el impacto de estos cambios en sus vidas.

Ciertamente, los plásticos desechables o de un solo uso se encuentran en todas partes. Sin embargo, esto sucede porque cumplen una función real y a menudo necesaria en nuestras vidas. Estos productos ayudan a que nuestros alimentos sean seguros, protegen los objetos comunes de microbios peligrosos y aseguran que los suministros de enseres médicos esenciales sean sanitarios y seguros para uso hospitalario. Y una reducción tan drástica en su uso podría beneficiar el medio ambiente, pero también tendría consecuencias negativas.

En ese sentido, pese a que ya se han introducido enmiendas en la legislación, se requiere más claridad para determinar qué abarcará la prohibición de productos. Por ejemplo, si incluirá comida para bebés o pasta de dientes. Además, cabe preguntar si establecer la fecha límite de  2030 es un lapso suficiente para que la industria desarrolle productos alternativos y al mismo tiempo mantenga los costos bajos y asequibles a consumidores de familias trabajadoras.

Mientras que el costo de la vida sigue subiendo, es necesario examinar los cambios legislativos drásticos para determinar su impacto en el precio de los productos de uso cotidiano. Efectivamente, un análisis del comité de Calidad del Medio Ambiente del Senado estatal reconoce “desafíos significativos de mercado” inherentes a estas propuestas de ley, así como el hecho de que California carece de infraestructura capaz de ajustarse a los cambios, ya que China ha dejado de aceptar envíos de residuos plásticos de California.

Complica aún más la situación el hecho de que rePlanet, la mayor empresa de reciclado de California, anunció recientemente el cierre de los 284 centros de reciclado que le quedaban en California, a raíz de los aumentos en los costos, la reducción continua de los pagos estatales y los bajos precios del aluminio y del plástico reciclados. En esta situación, ¿cómo podrá California incrementar su capacidad de reciclado? ¿De qué manera esto influirá en el medio ambiente?

La mayor parte de los californianos están de acuerdo sobre la importancia del reciclado, pero también reconocen que el costo de la vida es demasiado alto y que el estado tiene delante de sí otras prioridades urgentes.

A veces, mirar hacia el futuro causa el resultado desafortunado de descuidar la realidad del presente. Los legisladores de California deben hacer hacer lo mejor que puedan para hallar soluciones de sentido común y común acuerdo, a la hora de crear nuevas políticas ambientales. De esa manera, no solamente crearán mejores políticas, sino que asegurarán que los californianos de todas las condiciones puedan participar en la digna meta de proteger al medio ambiente.