¡En español! España y Argentina jugarán una final histórica del Mundial de baloncesto

La Roja dejó fuera a Australia y la albiceste hizo lo propio con Francia
¡En español! España y Argentina jugarán una final histórica del Mundial de baloncesto
La selección española derrotó a Australia en un partido agónico.
Foto: EFE

¡Histórico! La final del Campeonato Mundial de baloncesto de la FIBA en China se jugará ‘en español’ y será protagonizada por España y Argentina en un hecho realmente histórico para el baloncesto mundial.

Solamente en dos ocasiones, desde 1950 que se realiza el torneo, habían llegado equipos hispanohablantes a la final: Argentina en la primera edición de hace 69 años y que ganó como local ante Estados Unidos y en el 2006 aquel histórico equipo español comandado por Pau Gasol que se colgó el Oro ante Grecia.

Durante la madrugada en el Continente Americano, España daba la nota en China tras tumbar la resistencia australiana en un partido agónico y eterno, resuelto tras dos tiempos extra y en el que Marc Gasol, con 33 puntos, seis rebotes y cuatro asistencias, fue decisivo para culminar la remontada e instalarse en la final con marcador de 95-88.

Trece años después del triunfo en Japón, el pívot de los Toronto Raptors –uno de los dos supervivientes de ese equipo junto a Rudy Fernández- ejerció de líder cuando sus compañeros más lo necesitaban, bien secundado por Sergio Llull y Ricky Rubio.

España no jugó como ante Serbia o Italia. De nuevo le costó mucho trabajo el ataque a partir del segundo cuarto y se vio obligada a remar contra corriente para salvar una semifinal que se había puesto complicada gracias a un inmenso Patty Mills, autor de 34 puntos y empeñado en vengarse de lo ocurrido en los Juegos de Río, cuando su rival de hoy los privó del bronce.

Un poco más tarde, Argentina dio la nota del torneo instalándose en la Gran Final al jugar un partido perfecto ante Francia en la segunda semifinal disputada en el Wukesong Sport Center de Pekín por 80-66.

El equipo francés  no pudo depender de su juego interior, como lo hizo ante Estados Unidos y cayó ante la velocidad y versatilidad del equipo sudamericano que revivió con Luis Scola aquellas glorias argentinas de final de la década pasada.