Acusan en California a 85 narcotraficantes del Cártel de Sinaloa

Los narcotraficantes operaban en el condado de San Diego
Acusan en California a 85 narcotraficantes del Cártel de Sinaloa
ORLANDO SIERRA/AFP/Getty Images
Foto: ORLANDO SIERRA / AFP/Getty Images

SAN DIEGO – La Fiscalía del Distrito sur de California presentó este jueves acusaciones por tráfico de drogas y lavado de dinero a 85 personas asociadas al mexicano Cártel de Sinaloa y que operaban en el condado de San Diego, en el sur de este estado.

La acusación es resultado de un año de investigación encabezada por la Administración para el Control de Drogas (DEA) y el Servicio de Impuestos Internos (en inglés: Internal Revenue Service, IRS) y que derivó en una serie de redadas ejecutadas esta madrugada, en las que se decomisaron cuatro libras de metanfetaminas y dos armas de fuego.

De los 85 acusados, 47 se encuentran detenidos, informó la Fiscalía.

La acusación señala a Juan Carlos Ochoa, René Valdez Jr., Ramón Castillo, Michel Wright, Alfonso Arroyo, Douglas Bowen, Samuel Becerra y Javier Vergara como los líderes de la organización criminal.

Estos hombres, dijo la Fiscalía, son los presuntos encargados de proveer libras de metanfetaminas, heroína y fentanilo a docenas de distribuidores del sur de California.

Las autoridades federales los acusan de lavar miles de dólares del Cártel de Sinaloa que fueron obtenidos de la venta de drogas.

Según se informó la red utilizaba servicios de comunicaciones encriptadas para evitar ser intervenidos por las autoridades.

Según documentos de la Corte, los agentes lograron penetrar en la red mediante vigilancia y agentes encubiertos, así como registros telefónicos, documentos financieros y el rastreo de vehículos y teléfonos.

“Este caso representa otro golpe duro al Cártel de Sinaloa y a sus redes ubicadas en Estados Unidos”, expresó el fiscal federal del distrito sur de California, Robert Brewer.

“Sacamos de la calle a criminales que estaban vendiendo drogas y cometiendo crímenes violentos como robos, invasiones de viviendas, robo de identidad y fraude”, agregó la agente especial de la DEA en San Diego Karen Flowers, en declaraciones que recoge un comunicado de la Fiscalía.

Los cargos por lavado de dinero pueden suponer una pena máxima de 20 años para los acusados.