La verdad detrás de la nueva temporada de El Señor de los Cielos y la salida de Rafael Amaya

La serie podría tener una octava temporada y muchos creen que Aurelio Casillas podría reaparecer, porque "Una leyenda nunca muere"
La verdad detrás de la nueva temporada de El Señor de los Cielos y la salida de Rafael Amaya
Rafael Amaya fue Aurelio Casillas en "El Señor de los Cielos"
Foto: Telemundo

La séptima temporada de El Señor de los Cielos grabó algunos de sus capítulos en Grecia, específicamente en Mykonos y la Acrópolis en Atenas. En dicho país conversamos con la productora de esta serie, que en la actualidad es una de las más taquilleras de Telemundo. Mariana Iskandarani conversó con la opinión sobre la salida inminente de algunos personajes y la importancia que tiene esta producción para la famosa cadena hispana.

¿Qué es para vos ser la productora de El Señor de los Cielos, una de las series más taquilleras de Telemundo?

La televisión es un trabajo en equipo. No solo es mi decisión la que vale, a veces sí soy yo la que lo hace porque alguien lo tiene que hacer. Pero la realidad es que hay un grupo de trabajo muy grande. Me siento muy privilegiada, pero es una responsabilidad inmensa, porque cuando vos recibís un libreto como el de El Señor de los Cielos, y los tienes en las manos lo que te pasa como productora es “cómo hago para no defraudar al escritor, y mucho menos a la audiencia. Y entender lo que quiere el canal también.

Atrás mío hay un liderazgo de Marco Santana con la que nos alineamos, sabemos adónde tenemos que ir. Ahora, llegar a una séptima temporada es fuerte, porque lo primero qué pensas es: y ahora qué… cómo hago para no repetirme, para seguir llamando la atención, con una audiencia que está cada vez más difícil. Es una audiencia que cada vez tiene más opciones para elegir.

Las series y las telenovelas hacen que la gente se encariñe con los actores y sus personajes. Razón por la cual la gente quiere saber qué pasa con ellos. Las muertes o salidas de éstos a veces no gustan, no complacen. El caso de Fernanda Castillo como Mónica Robles, Rafael Amaya… ¿cómo han manejado ustedes el tema de Rafael Amaya, Aurelio Casillas en El Señor de los Cielos?

Al estar a diario en la casa de la gente… pues ellos se enamoran  del actor y del personaje. Ahora, hay que tener cuidado, porque cuando tenés siete temporadas, más allá de que uno quiera ver a ciertos personajes, puede tornarse también aburrido. Los mismos actores a veces se sienten que hasta ahí llegó su trabajo de crecimiento actoral, y que su personaje llegó hasta ahí.

¡Cómo la salida de Fernanda Castillo como Mónica Robles, que le dolió a muchos!

Sí, y a mí también (Risas). Pero hay muchas decisiones que se toman conjuntas. Esta no la tomó Fer sola, ni el escritor o el canal como institución, hay un momento en el que si no lo disfrutas se ve, y nosotros no forzamos a nadie. Y sí, para poder seguir creciendo, tenes que seguir matando gente. Ante esto nosotros confiamos en la historia, y en el trabajo en equipo, lo que hacen todos desde el guión, hasta la producción.

¿La llegada de Amado Casillas responde a esto? 

Totalmente, estamos integrando nuestros protagonistas, porque lo necesitas y por darle a la gente que se encariñen con ellos. La gente no quiere un personaje de la noche a la mañana. La gente quiere un personaje al que va viendo. Amado no es Aurelio, pero él encontró la manera de transmitir el carisma que tiene y jugar con los matices más oscuros de su personaje.

¿Qué significa El Señor de los Cielos para Telemundo?

Es una de las producciones más grande que ha tenido. Es una idea  original que ha logrado cautivar al público. Es un trabajo de esmero y de equipo. Y por sobre todas las cosas es un trabajo arduo, que obliga al canal a tener la vara cada vez más alta. Porque si la gente los eligió no poder quedarles mal a ellos.

El Señor de los Cielos también le pesa a Telemundo, la producción se ha vuelto como “la punta de lanza” que le exige al canal. Es decir, este mismo producto que han creado viene y los coloca en una situación complicada porque ya no pueden retroceder… 

No hay manera. Pero esto es bueno porque nos hace mejores. Y nos hace actualizarnos.

A raíz de La Reina del Sur, El Señor de los Cielos… se han convertido en el referente de otras televisoras, ya hay muchas otras historias que van en esta misma línea, ahora, sos consciente de esto como productora, o preferís no verlo…

Creo que hay trabajo para todos y todos tienen la posibilidad de crear lo que quieran. Creo que sí generamos una tendencia y eso pasó con La Reina del Sur en su momento, y siguió con El Señor de los Cielos que ha tenido la posibilidad de crecer y tener más temporadas. Y sí, nos hicimos hacedores de franquicias, las cuales, insisto, respetan mucho el nivel de exigencia de la gente. Y por eso creo que nos siguen. Y sí creo que a la hora de hacer este tipo de franquicias fuimos los primeros. Y creo que la razón por la que Telemundo lidera este tipo de franquicias es porque comprendió cómo hacerlas. Porque parece simple, pero no lo es. El reto está en encontrar el equilibrio entre la realidad que buscamos, y la realidad del presupuesto con el que trabajamos. Porque trabajamos en base a un presupuesto, pero la demanda cada vez es más grande. Aprendimos a hacerlos. Y sí, de alguna manera lideramos en este tipo de series, por la experiencia. No viene solo ni es al azar.

Estas historias, así como son aclamadas, también son muy criticadas debido al contenido de violencia, el cual, también, es un reflejo de lo que se vive en la actualidad a nivel mundial, sin embargo, la historia llega todos los días a la casa de la gente, porque se transmite de lunes a viernes, entonces el televidente vive con un contenido que plasma lo que también vive en las calles, de ahí que los señalamientos se destaquen, probablemente, porque lo que éstos ven en la serie les parece tan real, que el televidente puede llegar a creer que más que la exposición de una problemática, como es el narcotráfico, se le está dando publicidad a este tipo de vidas e historias… Ante este argumento, ¿cómo vivís vos como productora, o cómo recibís este punto de vista, que también es válido?

Con relación a las críticas lo que yo hago es escucharlas todas, y creo que todo el mundo tiene derecho a opinar, y hay diferentes opiniones sobre lo que la gente hace. Y la gente tiene la posibilidad de que si se siente agredida u ofendida simplemente cambiar de canal. Es cierto, vos estás diciendo algo que es muy cierto, llegamos todos los días a la casa de la gente, y uno hace una escena en donde golpean o matan a alguien y hoy con este salto de calidad con el que estamos trabajando en escena y escena -porque queremos ser más realistas en las historias que contamos- eso hace que algunos lo puedan ver más invasivo, de acuerdo, pero al final del día -y yo misma me digo, ay esto está fuerte, pero al final del día hay público para todos. Y el que no está de acuerdo tiene la posibilidad de elegir otra cosa. Evidentemente hay más gente que nos elige, de la que no.

Además están en un horario que lo permite. 

Sí, estamos a las diez de la noche, estamos en el horario de protección al menor. Gracias a Dios tenemos la posibilidad de trabajar de esta manera. Y al final, todas las críticas son constructivas tómalas.

¿Será que todo viene envuelto en un elogio, es decir, la serie está tan bien hecha que sensibiliza al espectador?

Sabes lo que pasa, nosotros siempre trabajamos entre la realidad y la ficción, y cuando se mezclan se pierde el límite de dónde está la realidad. Pero contamos cosas que la gente también quiere escuchar. Contamos muchas veces cosas que van pasando, que todos sabemos que pasan pero que nadie las habla. Pero se le pone obviamente un toque de ficción, porque obviamente tiene que entretener.

¿Habrá octava temporada de El Señor de los Cielos?

Yo, por lo que veo y por lo que creo que tenemos sobre la mesa, me atrevo a decir que sí. Pero son decisiones que vienen más allá de mí, eso te lo puedo asegurar. Mi apuesta es a que sí. Y eso también va a tener que ver con una aceptación por parte del público, acerca de lo que estamos contando, y nada me llenaría más de orgullo que haya una octava temporada. Creo que entramos es una parte con la historia, para que sigan habiendo, ya después ¡Dios proveerá!