Crecen versiones de molestia entre militares mexicanos por operativo en Culiacán

Una cuenta de Twitter revela el descontento de los militares con lo sucedido en Culiacán

Crecen versiones de molestia entre militares mexicanos por operativo en Culiacán
Culiacán vivió uno de los peores momentos en la lucha contra el narco.
Foto: Getty Images

MÉXICO – Mensajes difundidos a través de las redes sociales revelan una aparente molestia de los mandos militares tras el operativo en Culiacán, Sinaloa, donde liberaron a Ovidio Guzmán,  hijo del convicto líder del Cártel de Sinaloa Joaquín“ El Chapo” Guzmán.

Desde @soy_militar, una cuenta de Twitter “dedicada a todos los soldados, quejas y vida militar” que opera desde 2016 y tiene poco más de 36,000 seguidores se dijo que el Secretario de la Defensa Nacional,  Crescencio Sandoval, está “encabronadísimo” con el presidente Andrés Manuel López Obrador.

De acuerdo con esta versión ––que retomaron algunos diarios del país–– el mando militar “no estuvo enterado ni fue tomado en cuenta en el operativo fallido hasta que ya estaban “con el agua al cuello y sin posibilidad de reaccionar adecuadamente”. La versión no ha sido desmentida.

Poco después de los hechos ocurridos el pasado jueves, cuando sicarios del cártel de Sinaloa quemaron, mataron e intimidaron a la ciudad de Culiacán por la captura de Ovidio,  Sandoval reconoció en conferencia de prensa  que la Policía Ministerial Militar actuó de manera “precipitada”, “improvisada” y “sin medir las consecuencias”

Además, dijo que los elementos desplegados fueron agredidos mientras esperaban una orden de cateo, lo que desembocó en el enfrentamiento entre autoridades y civiles armados.

La versión de @soy_militar es que el Secretario de Seguridad Alfonso Durazo “quiso colgarse” la medalla y organizó la captura sin apoyo de los mandos castrenses. “Solo así se explica que los militares que han participado con éxito en esta clase de operaciones fueran sorprendidos”.

Como ejemplo de otros operativos exitosos citaron el cerco que puso la Marina a Arturo Beltrán Leyva, uno de los hermanos del cártel con el mismo apellido, en 2009. Entonces se hizo el desalojo de los edificios contiguos antes de tomar por asalto la morada del capo.

“En el operativo participaron 200 marinos y un grupo de élite que fue el que lo abatió al resistirse a la captura. Todos ellos apoyados por vehículos artillados, francotiradores y helicópteros”, precisó.

Para la analista de temas de seguridad, Ethel Riquelme, un video producido por la Secretaría de la Defensa Nacional titulado “Cumplimos” y difundido también por redes sociales deja ver el enojo de las fuerzas armadas.

“Los soldados tuvieron que sacar el video solitos mediante Facebook, Instagram, Youtube sin apoyo de la comunicación social del gobierno de la 4T, con una sencilla producción casera y su locutor oficial para decir que son valientes, que tienen honra, que cumplieron, que se enfrentaron apenas 350 de ellos con más de 800, que aun así causaron bajas de los criminales”.

Pero más allá de la comunicación entre líneas, no ha habido una declaración pública de inconformidad como sí la hubo en tiempos de Enrique Peña, cuando los generales pedían un marco legal para actuar en contra del crimen organizado y que aún no existe.

“Está claro es que el Ejército, a pesar de todo, decidió tener una actitud institucionalizada con la  política de López Obrador que, según dijo, prefirió dejar libre al fugitivo que poner en riesgo a más vidas”, observó Javier Oliva, experto en temas de seguridad de la Universidad Nacional Autónoma de México.