Adicción a la comida: cómo reconocerla y combatirla

La compulsión por la comida es una adicción estrechamente relacionada con factores psicológicos y emocionales, es un problema de salud que se deriva en enfermedades crónicas y degenerativas entre las que destacan la obesidad, diabetes y enfermedades coronarias
Adicción a la comida: cómo reconocerla y combatirla
Un gran paso para combatir el problema es recurrir a especialistas en nutrición y psicología.
Foto: Shutterstock

Una adicción es una enfermedad crónica y recurrente del cerebro que se caracteriza por una búsqueda patológica de la recompensa y/o alivio a través del uso de sustancias o conductas. Existen todo tipo de adicciones, todas se caracterizan por un deseo imperioso de consumo, incapacidad de controlarse y normalmente se presenta abstinencia.

En la actualidad cada vez existen más evidencias sobre la directa relación que existen entre la obesidad y factores psicológicos, los inicios de cualquier adicción se derivan de una compulsión esto se debe a que la repetición de cualquier consumo interviene en los centros de placer del cerebro y se crea un ciclo repetitivo, siempre igual: deseo por la sustancia (en este caso comida), consumo-placer y arrepentimiento. 

Estudios revelan que la comida puede ser igual de adictiva que drogas como la cocaína y la heroína, un estudio realizado por Frontiers in Psychology descubrió que cuando se les explican los mecanismos de las adicciones a personas con obesidad, el 29% de ellos se describen como adictos a la comida. Esto se refleja claramente en los alarmantes números, se estima que más del 40% de los estadounidenses padecen obesidad y más de un 70% padecen sobrepeso.

Uno de los principales riesgos cuando hablamos de la adicción a la comida se debe a que como tal no existe la abstinencia, necesitas comer para vivir. Reconocer esta enfermedad no es sencillo y requiere de un trabajo conjunto de especialistas en nutrición y psicología. Un punto clave para detectar este tipo de adicción radica en la incapacidad de dejar de hacer algo, por más que uno quiera detenerse; también influyen factores emocionales en los que todo lo que suceda sea bueno o malo encuentra una salida en comer en exceso. La dopamina es un neurotransmisor que esta presente en diversas áreas del cerebro, cuando se da un desequilibrio de esta sustancia en el “cuerpo estriado” el sistema parpadea y se da una baja en los niveles de dopamina.

Conoce los principales consejos para combatir esta condición:

1. Aprende la diferencia entre hambre y apetito

Es importante que sepamos escuchar a nuestro organismo, no es lo mismo tener hambre a tener apetito. Son dos conceptos distintos, el hambre responde a una necesidad fisiológica del organismo y cubrirla es vital e indispensable para aportar al cuerpo todos los nutrientes que necesita. Mientras que el apetito es el deseo de comer por placer y son muchos los factores que influyen en esta conducta, como el olor, sabor y apariencia de los alimentos, todo esto influye estimulando a la mente para despertar esa necesidad.

2. Consumo de alimentos y suplementos con dopamina

Una gran recomendación de los especialistas es integrar el consumo de alimentos y suplementos que contengan precursores de la dopamina, como son la tirosina (consumir en la mañana cuando tengamos el pico de dopamina en el cerebro). Encontrarás esta sustancia en alimentos de origen animal como son la carne, los pescados, los lácteos y el huevo; alimentos de origen vegetal como vegetales, legumbres, arroz integral, semillas y cereales integrales. También deberás integrar alimentos ricos en serototina como el triptófano (por la tarde, cuando tenemos el pico de serototina cerebral). La encontrarás en alimentos como el pavo, pollo, leche, pescado, huevos, tofú, soja, semillas de ajonjolí y calabaza, nueces, maní y mantequilla de maní. 

3. Evita el consumo de alimentos adictivos

Es indispensable evitar el consumo de alimentos vacíos los cuales por sus propiedades aumentan la compulsión por la comida, entre los principales se encuentran los alimentos elaborados con harinas refinadas, grasas saturadas, comidas rápidas, exceso de azúcares y sal. Un alto consumo en este grupo de alimentos se deriva en estados emocionales alterados como la ansiedad, el estrés, depresión, entre otros, este tipo de sentimientos se derivan en buscar recompensas con la comida. Es recomendable hacer frente a estas situaciones con ejercicio y actividades al aire libre.

4. Planifica tu alimentación

Si realmente quieres tener un control sobre lo que comes y deseas evitar subir de peso, es indispensable cambiar de dinámica. Realiza un listado de aquellos alimentos que puedes consumir, organiza tus compras y menús semanales. Respeta las porciones recomendadas por los especialistas y no consumas los alimentos prohibidos. 

5. No te quedes en casa, realiza actividades

Como complemento con un plan de alimentación saludable y la debida atención psicológica, es indispensable que realices actividades saludables y relajantes, la meditación y el yoga son excelentes alternativas. También incluye una rutina de ejercicio de 30 minutos al día. 

6. Respeta los horarios

Es bien importante que establezcas una rutina diaria en la que respetes los horarios, tal cual respetas tu jornada laboral, es igual con la comida. Procura establecer los mismos horarios para tus comidas, integra colaciones saludables y evita picar entre comidas.

subir de peso
Adicción a la comida. /Foto: Shutterstock