Una vida saludable durante el embarazo ayuda al corazón de los niños

Una vida saludable durante el embarazo ayuda al corazón de los niños
Crédito: Pixabay
Foto: pixabay

Lo que una mujer come y cómo se preocupa por su salud cardíaca mientras está embarazada pueden influir en la salud cardiovascular general del niño y en su peso corporal años después, según dos estudios preliminares que se presentarán esta semana, en las sesiones científicas del 2019 de la American Heart Association, en Filadelfia.

En los estudios, se identificaron factores de salud y nutrición durante el embarazo que pueden estar relacionados con la salud de un niño a medida que este madure y se destacó el efecto a largo plazo de las decisiones sobre estilo de vida y nutrición durante el embarazo.

“El embarazo es el momento perfecto para que las mujeres se centren en un estilo de vida saludable para el corazón”, afirmó Eduardo Sánchez, director médico de prevención de la American Heart Association. “Cada día, aprendemos más acerca de cómo el estilo de vida y las opciones de alimentación de una madre mientras está embarazada influyen en la salud de un niño en el útero y después de su nacimiento”.

Salud cardiaca

Según una nueva investigación de la Universidad Northwestern de Chicago, los niños de entre 10 y 14 años tienen más probabilidades de tener una buena salud cardiovascular si sus madres tenían una buena salud cardíaca durante su embarazo.

Mediante los datos del estudio “Hyperglycemia and Adverse Pregnancy Outcome Follow Up”, que examinó a 877 parejas de madres y niños de nueve centros de salud en seis países, los investigadores clasificaron a las mujeres embarazadas en tres categorías de salud cardiovascular alta, moderada o baja, y utilizaron 5 de los 7 indicadores de la American Heart Association: peso, consumo de productos de tabaco, glucemia, colesterol y presión arterial. De 10 a 14 años más tarde, la salud cardíaca del niño se clasificó utilizando los mismos indicadores para la salud cardiovascular, excepto el consumo de productos de tabaco.

Las madres que presentaban los puntajes de salud cardiovascular más altos durante el embarazo tenían niños con corazones más saludables. Las madres con los puntajes de salud cardíaca más bajas durante el embarazo tenían niños con puntajes cardiovasculares significativamente inferiores.

“Nos sorprendió la importancia de esta relación”, indicó Amanda M. Perak, autora principal del estudio y profesora adjunta de pediatría y medicina preventiva en la Universidad Northwestern. “Los resultados sugieren que la salud cardiovascular de la madre durante el embarazo afecta al entorno intrauterino de forma que puede programar la salud cardiovascular del niño a largo plazo”, comentó Perak.

El estudio fue de observación y no se diseñó para demostrar la causa y el efecto.

Las opciones de la madre afectan a los niños a largo plazo.

Comida rápida y aumento de peso

Consumir principalmente comida rápida durante el segundo trimestre del embarazo puede estar relacionado con la obesidad de los niños a partir de los cuatro años, según una nueva investigación del Centro de salud de la Universidad de Tennessee en Memphis.

Los niños de madres que afirmaron comer mucha comida rápida, como pollo y pescado fritos, mayonesa, bebidas azucaradas, jugos de frutas y otros productos, lo que se define como un patrón de comida rápida, tenían niños con más probabilidades de aumentar de peso rápidamente durante el primer año y de tener sobrepeso a los 4 años.

“Estos resultados son muy importantes”, afirmó el autor principal del estudio, el doctor Zunsong Hu, un asociado de investigación postdoctoral del Health Science Center de la Universidad de Tennessee.

“Los estudios realizados con animales han demostrado que la ingesta prenatal de ‘comida chatarra’ provoca una mayor preferencia por los alimentos grasos, azucarados y salados, así como un mayor riesgo de obesidad en los niños. Nuestro estudio proporciona pruebas de esta relación por primera vez en la población estadounidense, incluidos caucásicos y personas de raza negra. Aún es necesario que se lleven a cabo más estudios para confirmar estos resultados”.

Hu agregó que promover una alimentación saludable durante el embarazo puede proporcionar un método precoz y eficaz para reducir la importante carga de salud creciente causada por la obesidad infantil.

“Nuestros resultados sugieren que las mujeres embarazadas deberían comer alimentos fritos y bebidas azucaradas con moderación para reducir el riesgo de obesidad en sus hijos”, afirmó Hu.

En Detalle

• Una buena salud cardiovascular durante el embarazo, que se define como una combinación óptima de presión arterial, índice de masa corporal, nivel de glucemia, colesterol total y no fumar, aumenta las probabilidades de tener a un niño con buena salud cardiovascular entre los 10 y 14 años.
• Los niños de madres que a menudo consumían alimentos fritos y bebidas azucaradas durante su embarazo tenían más probabilidades de subir de peso rápidamente y de sufrir obesidad a los 4 años.

Para más información, puedes visitar: heart.org o strokeassociation.org, o llamar al 1-800-AHA-USA1

Fuente: American Heart Association