Por qué la pasta en realidad no engorda

La pasta tiene menor índice glucémico que las papas y el arroz
Por qué la pasta en realidad no engorda
Foto: Pxhere
Foto: Pxhere

Muchas veces solemos confundirnos cuando estamos en un proceso de pérdida de peso o buscamos mantenerlo y queremos eliminar los carbohidratos. Sin embargo, los carbohidratos, una fuente de energía nutricional que se encuentra en muchos alimentos, son una parte importante de una dieta saludable, siempre y cuando se apegue a los buenos.

Pensamos que la pasta cae sobre los carbohidratos malos y ¡oh sorpresa! La pasta tiene un índice glucémico más bajo que las papas, el arroz y el pan blanco.

La pasta está recomendada, de acuerdo a Dariush Mozaffarian, profesor asociado de epidemiología en la Escuela de Salud Pública de Harvard.

Claro que debemos cuidar no exceder la cantidad de consumo de la pasta, una porción significa una taza de 120 gramos. Lo que debemos de cuidar son los acompañamientos, limite el queso y las salsas blancas. Se puede utilizar una cucharada de queso parmesano o romano rallado para dar sabor, además de verduras y proteína.

Con los carbohidratos hay que evaluar cuatro factores: fibra dietética; índice glucémico (qué tan rápido un alimento aumenta el azúcar en la sangre); contenido de grano entero; y estructura (intacta versus molida o pulverizada).

Crédito: Pxhere

La pasta en el contexto de patrones dietéticos de bajo IG no afecta negativamente la adiposidad e incluso reduce el peso corporal y el IMC en comparación con los patrones dietéticos de mayor IG. Los ensayos futuros deberían evaluar el efecto de la pasta en el contexto de otros patrones dietéticos ‘saludables’.

De acuerdo a un estudio realizado por investigadores canadienses en el Hospital St. Michael, en los que participaron 2,488 participantes que comieron pasta alrededor de tres veces por semana en lugar de otros carbohidratos, al tiempo que mantuvieron una dieta de bajo índice glucémico.

Los investigadores encontraron que los participantes en este experimento en realidad perdieron alrededor de 0.5 kg (1.1 lb) durante un seguimiento promedio de 12 semanas.

“El estudio encontró que la pasta no contribuyó al aumento de peso o al aumento de la grasa corporal”, dijo el autor principal, el Dr. John Sievenpiper, científico clínico del centro de nutrición clínica y modificación de riesgos del hospital.