Cómo saber si la miel es pura o ha sido adulterada

Es normal que la miel pura se cristalice y no significa esté echada a perder

Cómo saber si la miel es pura o ha sido adulterada
Foto: Pxhere

Algunos vendedores de miel agregan jarabe de fructuosa, pedazos de cera e incluso abejas muertas para hacer creer que es un producto puro. Los productos adulterados no solo pueden encontrarse en vendedores de la calle o en mercados, sino también en los supermercados con miel “de marca”.

Existen una gran variedad de mitos para reconocer si la miel es pura o ha sido adulterada, sin embargo suelen estar en el error.

Es importante mencionar que el color, el sabor y el aroma de la miel están determinado por el tipo de flor que visiten las abejas.

Algunas personas señalan que si se cristaliza no es buena o se echó a perder, lo cual es falso. La mejor forma de reconocer la miel pura es aquella que se cristaliza, ya sea a la semana, después de varios meses o incluso años. El color también cambia de negro u oscuro a marrón o blanquecino.

Lo anterior depende del origen de la miel y la temperatura del medio ambiente, según explica Ángel López Ramírez, académico adscrito al departamento de Medicina y Zootecnia de Abejas, Conejos y Organismos Acuáticos de la Universidad Autónoma de México (UNAM).

La miel envasada y cerrada correctamente no se descompone de acuerdo a estudios científicos que han revelado que su composición no permite que mohos y bacterias puedan crecer en ella. Sabemos que se puede mantener por milenios tras el hallazgo de miel que se conservaba comestible en una tumba de Egipto que se remonta a 3000 años.

Otras recomendaciones que no sirven para reconocer su una miel es pura son:

  • Colocar la miel en el microondas, si se endurece es pura, pero si queda líquida no es buena.
  • Incluso se ha pensado que por su color puede no ser buena.
  • Al voltear el frasco o botella, si la burbuja se va despacio es miel pura y si se va rápido está adulterada.

El académico de la UNAM señaló que la única forma de reconocer un producto de calidad es a través de estudios de laboratorio especializados.

La Procuraduría Federal del Consumidor en México (Profeco) ha realizado análisis de las mieles comerciales del supermercado. Tomó 20 diferentes marcas y resultó que sólo una estaba adulterada.

Se recomienda leer la etiqueta. Si lleva cualquier otro componente añadido, ya no puede etiquetarse como miel.

Aunque la miel no caduca, no se echa a perder, la etiqueta debe decir: “consumo preferente, y fecha de caducidad”.

Para preservar este producto en buenas condiciones, se recomienda conservarlo en recipientes cerrados, en lugares frescos y secos.

La miel te ofrece muchas ventajas, una de ellas es que a pesar de estar cristalizada, puedes disponer de ella: puesto que la cristalización es un proceso natural y característico de la miel, para que esta regrese a su estado líquido es suficiente con sumergirla en “baño María”, por no más de 20 minutos.

Existen varios tipos de miel y cada una es única, tiene un color, aroma y textura diferentes. En cambio, en los supermercados sólo puede encontrarse una miel de color y aroma estándar.