¿Cuáles son los riesgos del trasplante de médula ósea?

Alguna de las complicaciones de un trasplante de médula ósea son potencialmente mortales
¿Cuáles son los riesgos del trasplante de médula ósea?
Foto: shutterstock

El trasplante de médula ósea es beneficioso para tratar múltiples enfermedades, pero sus complicaciones ameritan que reflexionemos sobre la posibilidad de realizar el trasplante o no. Hoy examinaremos qué riesgos o complicaciones puede acarrear este procedimiento.

Riesgos generales

Mayo Clinic indica que el procedimiento de trasplante de médula ósea tiene riesgos asociados si hay complicaciones, y algunos de ellos potencialmente mortales. Factores que inciden en el riesgo son la enfermedad del receptor y su estado de salud, así como el tipo de trasplante a realizar.

Son pocas las personas que tienen complicaciones por un trasplante de médula ósea, pero las consecuencias de ello inician en hospitalización y culminan en el posible fallecimiento del receptor. Generalmente, las complicaciones reaccionan satisfactoriamente al tratamiento.

La siguiente lista incluye algunas de las complicaciones posible de un trasplante de médula ósea:

  • Daño orgánico
  • Infecciones
  • Cataratas
  • Esterilidad
  • Nuevos tipos de cáncer
  • Enfermedad del injerto contra el huésped
  • Fracaso de las células madre
  • Muerte

Es recomendable que discutas con tu médico los posibles riesgos del trasplante de médula ósea.

¿Qué es la enfermedad del injerto contra el huésped?

La enfermedad del injerto contra el huésped es una complicación que ocurre solamente si recibes el trasplante con células madre de un donante alotrasplante (genéticamente diferentes).

Esta enfermedad estimula a tu sistema inmunitario nuevo a atacar los tejidos y órganos de tu cuerpo.

El riesgo de padecer esta enfermedad incrementa ligeramente si no recibes el trasplante de un familiar, pero puede ocurrir también si el donante conforma tu grupo consanguíneo. La enfermedad del injerto contra el huésped puede empezar apenas la médula genere nuevas células.

Esta enfermedad se desarrolla en los meses siguientes al trasplante, y afecta comúnmente el hígado, el aparato digestivo y la piel. Por su parte, la enfermedad crónica del tejido contra el huésped empieza más tarde y afecta muchos más órganos.

Este tipo de procedimientos son muy delicados y exigen múltiples análisis y estudios para reducir lo más posible la probabilidad de riesgos y complicaciones para tu estado de salud. No realices el trasplante de médula ósea sin análisis preventivos y la recomendación de los mejores especialistas.