Mató a un hispano en Texas y se dio a la fuga. Ahora le capturaron para hacer justicia

El presunto asesino baleó a su víctima a raíz de una disputa familiar. Ni siquiera le dejó tiempo para reaccionar
Mató a un hispano en Texas y se dio a la fuga. Ahora le capturaron para hacer justicia
La detención se produjo más de dos meses después del asesinato.
Foto: Getty Images

Un hispano de 39 años fue detenido en Laredo, Texas, el pasado viernes 10 acusado de asesinar a otro hombre hispano el pasado 5 de noviembre de 2019. El arrestado figuraba en la lista de fugitivos peligrosos de la Fuerza Especial del Golfo de US Marshals de la metrópolis texana de Houston.

Justin David López acabó presuntamente con la vida de Isaac Ybarra, de 34 años, tras una disputa familiar que se desencadenó en el pueblo de Edna (en el sureste de Texas). Según el informe policial, Ybarra era originario de ciudad también texana de Victoria y había ido a Edna para arreglar un asunto con las personas que vivían en una propiedad de su familia.

Tras aparcar su vehículo a las afueras de la vivienda, Ybarra cayó al piso. Había recibido el impacto de las balas de quien luego identificaron como López. Cuando las autoridades recibieron el aviso la medianoche de aquel 5 de noviembre, el cuerpo de Ybarra ya estaba sin vida. El sospechoso ya había escapado.

Las investigaciones hallaron que el móvil del crimen había sido la disputa familiar y, la mañana del 11 de diciembre, emitieron una orden de arresto en contra de López. Lo habían señalado como el presunto asesino de Ybarra.

Sin embargo, López estaba en paradero desconocido y las autoridades se vieron abocadas a solicitar ayuda a los agentes federales Marshals en Houston. López tenía un amplio historial criminal -que incluía asalto agravado, posesión de drogas en prisión y manipulación de evidencia criminal- y lo consideraban “armado y peligroso“.

Finalmente, el 9 de enero, los agentes federales descubrieron que se escondía en Laredo, Texas, y que se había dejado crecer la barba y el bigote para tratar de pasar desapercibido. Al dar con él, lo trasladaron a la cárcel del condado de Webb, en Laredo, y le fijaron una fianza de 500,000 dólares.


Alertan por tormentas invernales y avalanchas de nieve en dos estados del noroeste estadounidense

El ejército desarrolla tecnología que permitiría reconocer rostros incluso en la oscuridad

Incertidumbre en la Patrulla Fronteriza tras la renuncia de su jefa