Esta es la mejor manera de recalentar la pasta

Cuando tenemos pasta sin ninguna salsa, una opción que le "devolvera la vida" es sumergirla por 30 segundos en agua hirviendo

Saúl Álvarez, de aceptarlo, peleará por el título vacante de peso supermediano del CMB.
Saúl Álvarez, de aceptarlo, peleará por el título vacante de peso supermediano del CMB.
Foto: One for the road / Pixabay

Nunca está demás saber unos trucos para recalentar los alimentos y que estos no se arruinen con una mala textura, queden aguados, resecos, duros o se calienten solo en unas partes.

La pasta se puede recalentar en estufa, horno de microondas y horno convencional. Te compartimos algunos consejos que facilitarán la tarea, sobre todo si nuestro alimento no está acompañado de alguna salsa.

Estufa

Opción 1. Si preparamos grandes cantidades de pasta con la intención de guardar para días siguientes, lo recomendable es también reservar una taza del agua de cocción.

Cuando recalientes en la sartén añade una cucharada de agua por ración y mueve la pasta con suavidad.

Opción 2. Añadir mantequilla derretida o aceite a la sartén, y posteriormente incorporar la pasta. Revuelve ocasionalmente mientras se calienta.

Si la pasta que calentamos en el sartén está acompañada de una salsa, y se ve seca, lo aconsejable es añadir más salsa.

Opción 3. Muchas veces guardamos pasta cocida sin salsa. En este caso, es recomendable sumergirla en agua hirviendo por 30 segundos, retirar y escurrir de inmediato. Sirva sola, agréguela a una salsa o agréguela a otro plato.

Horno de microondas

Para que nuestra pasta no quede demasiado caliente en las orillas y muy fría en el centro. Colócala en un recipiente amplio y haz un espacio en el centro, como si formaras una dona, así favorecerás a que el calor se distribuya uniformemente.

Para que no se reseque, puedes cubrir con un plástico, dejando una esquina un poco abierta para permitir que escape el vapor.

Lo recomendable es calentar por porciones y no grandes cantidades a la vez.

Horno convencional

Recalentar pasta en horno es una buena opción si se trata de varias porciones.

  1. Pon el horno a 180 °C (350 °F) y espera a que precaliente. Añade la pasta a una bandeja para hornear.
  2. Esparce la pasta en una bandeja para que se caliente de manera uniforme.
  3. Agrega agua de su cocción o más salsa para que se mantenga húmeda (sobre todo si es lasagna)
  4. Cubre la pasta con papel aluminio para retener humedad y ponla a hornear.
  5. Estará lista entre 15 y 20 minutos. Saca la pasta y para revisar, coloca un tenedor de metal en el centro de la bandeja de pasta y espera de 10 a 15 segundos, la punta del tenedor deberá calentarse. De lo contrario coloca de nuevo la bandeja en el horno.

Te puede interesar: 5 errores que debes evitar al cocinar pasta